jueves. 11.08.2022
Crece la polémica

La Junta baraja acercar 400 metros la planta de biomasa a los chalés de Nava

omacyl estudia trasladar la central a los terrenos colindantes de la vieja factoría de Rubiera
Lugar donde se va a colocar la planta de biomasa
Lugar donde se va a colocar la planta de biomasa

La biomasa, ese conjunto de astillas que generan un calor más limpio que el gas y el gasóil, no acaba de encajar en León. La planta de 18 millones de euros que evitaría la llegada de 53.000 toneladas de CO2 al aire que respiran los leoneses va de trompicón en trompicón desde hace cuatro años.

 

En 2016 se abortó su instalación en Cantamilanos y este año, el 14 de junio, se frenó en seco el avance del proyecto en los terrenos adquiridos por 50.000 euros a la junta vecinal de Navatejera. El propio presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, rubricó ese día la sentencia de la central en la zona.

 

Ante la presión ejercida desde Villaquilambre en estos cinco meses para reubicar la planta, esta semana se empezó a escuchar que Somacyl barajaba trasladarla justo al lado, a la finca colindante que ocupa la vieja factoría de Rubiera. Así, el proyecto en el que ya se habían invertido más de medio millón de euros se podría reutilizar prácticamente al 100%, alargando solo las conexiones de la denominada calefacción urbana hacia el Hospital y Vegazana.

 

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente no confirmó ayer por la mañana esa posibilidad y contestó que «no se ha tomado todavía ninguna decisión para trasladar la planta prevista en Villaquilambre». Por la tarde reconocían que «se están analizando otras opciones, Rubiera entre ellas, para poder dotar a la ciudad de León de una moderna red de calor generado con biomasa forestal, fuente energética autóctona y sostenible».

 

Lo curioso es que de adoptarse esa medida, la planta de biomasa que rechazaron por escrito más de 3.000 vecinos de Villaquilambre se acercaría 400 metros más a los chalés de Nava, lo que abriría una brecha política y social importante. El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Villaquilambre manifestó ayer que rechaza esa idea. La finca de 75 hectáreas de Rubiera se asienta a caballo entre los municipios de León y Villaquilambre. Somacyl insiste en que tienen «una licencia en tramitación (sin resolver) para ubicar una planta de generación de calor con biomasa en Villaquilambre. Y ésto, porque a pesar de haber adoptado una moción contraria a la planta, el trámite administrativo no se ha sustanciado. En ese contexto, desde la Consejería de Fomento se están analizando otras opciones».

La empresa Forjados Rubiera. DL

La empresa Forjados Rubiera. DL

Villaquilambre rechaza esa finca  y dice que nadie habló con el Ayuntamiento

El equipo de Gobierno de Villaquilambre rechaza tajantemente la idea que plantea la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de ‘mover’ escasamente la planta de biomasa de los terrenos adquiridos a la junta vecinal de Navatejera al suelo de la finca colindante. «No nos vale», reconocen enarbolando el acuerdo firmado por el presidente de la Junta hace cinco meses para abortar cualquier posibilidad de construir una planta de biomasa en el municipio.


Es cierto que la finca se asienta mayoritariamente en el término municipal de León, pero una parte, donde aún se mantiene en pie la nave de Rubiera, pertenece a Villaquilambre. No obstante, el principal obstáculo que aprecian es que la ubicación es casi la misma, con el agravante de que la planta se acercaría aún más a los chalés del Alto de Nava.


El equipo de Gobierno de Villaquilambre asegura que «nadie» de la Junta ni del Ayuntamiento de León se ha puesto en contacto con ellos para plantearles esa posibilidad.  La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ya aseguró en su día que la biomasa es «una prioridad en la política energética» de Castilla y León, al igual que es firme la decisión de poner en marcha la prometida planta de León. La Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente (Somacyl) había comprado los terrenos a la junta vecinal de Nava, realizó los proyectos tanto de la planta como de sus redes de distribución de calor y logró una declaración de impacto ambiental favorable. Sólo faltaban unos flecos en los accesos para poder empezar a construirla.

La Junta baraja acercar 400 metros la planta de biomasa a los chalés de Nava
Comentarios