miércoles 19/1/22

El Ministerio Fiscal solicita penas de trece años de prisión para los acusados, por el crimen de Villaobpsio, dos hermanos a los que se atribuye un delito de homicidio, por la muerte a tiros de un varón en Villaobispo, la mañana del 8 de noviembre de 2008. Agresores y agredidos pertenecían a familias lejanas supuestamente enfrentadas.

La vista contará con un dispositvo especial de seguridad y arranca el lunes próximo en la Audiencia Provincial. Durará hasta el día 2 de diciembre.

De acuerdo al escrito de calificaciones provisionales del Ministerio Fiscal, sobre las 13.15 horas del día de autos, los dos sospechosos (que residían en Villaobispo tras haber alquilado la vivienda unos meses antes) estacionaron sus vehículos en la calle en la que vivían.

En ese momento, el fallecido se bajó de otro coche en el que permanecía junto a otros dos hermanos suyos (habían venido a buscarles desde Extremadura para dirimir sus diferencias) y realizó un disparo inicial de escopeta.

Los acusados respondieron utilizando sendas armas cortas y uno de los diez tiros realizados según la investigación le alcanzó en el costado izquierdo, sin que conste quién empuñaba cada uno de los dos revólveres con los que se cometieron los ataques.

Los hechos constituyen un supuesto delito de homicidio, por el que la Fiscalía propone trece años de prisión. También se incluye una propuesta de un año y medio de cárcel por tenencia ilícita de armas.

El fallecido tenía 31 años de edad en el momento de los hechos y dejó dos hijos que en aquellas fechas tenían nueve años y doce meses respectivamente, para los que se reclaman las indemnizaciones correspondientes, que de momento no han sido fijadas.

También exigen su compensación la madre del fallecido y la compañera sentimental del finado, madre de sus dos hijos, según consta en el apartado de indemnizaciones que se proponen por parte del Ministerio Público.

La detención de los acusados se produjo en abril de 2018 en Salamanca. Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional capturaron a seis personas pertenecientes al clan conocido como Los Manueles y desarticularon una organización criminal dedicada al narcotráfico implicada en un intento de homicidio en la capital salmantina. Entre los detenidos se encontraba el acusado como autor material de los disparos de Villaobispo.

La población de Moraleja (Cáceres), donde los protagonistas eran conocidos por su largo historial delictivo, ya sabía de sus andanzas antes de estos hechos.

Un jurado popular juzgará desde el lunes a los acusados por el crimen de Villaobispo