viernes 10.04.2020
LEÓN ■ REIVINDICACIONES CIVILES

La dignidad se pone en marcha

El movimiento de reclamación de la renta básica sale de León con 15 etapas a pie por delante hasta alcanzar Madrid el día 24
La dignidad se pone en marcha

A pie, la marcha por la Dignidad de la Renta Básica salió ayer de León con 15 etapas por delante hasta llegar el día 24 a Madrid. Cada una de ellas con el reto de que «la generosidad» de sus pasos abran «un camino de justicia social» en el que, a cada paso, se «pisotee la corrupción desde la dignidad», como apuntaron en la lectura del manifiesto, ondeado en la plaza de San Marcelo a media mañana como muestra de la urdimbre en la que participan distintos movimientos de 22 localidades y zonas de España, como Extremadura, Cataluña, los campamentos Dignidad, Valladolid, Madrid y Asturias, donde en la previa cruzaron Pajares andando como prólogo. Uno detrás de otros, hasta sumar 96 personas desempleadas o con empleos precarios, a las que se sumarán más columnas a lo largo del itinerario, su lucha reivindica una renta básica «incondicional, individual y universal» para la ciudadanía que evite a cualquier persona vivir por debajo del umbral de la pobreza, fijado en 674 euros mensuales, como expusieron.

El grito por «la unidad de acción contra la pobreza» lo elevó Ramiro Pinto. El activista leonés insistió en «la necesidad de la renta básica» como «un modelo de reparto de una riqueza inmensa» en la que «el dinero público se los están llevando unos pocos y creando una estafa». La reivindicación se hace más necesaria, como expuso, con la entrada en «una sociedad tecnológica donde una gran parte del trabajo y el empleo empieza a desaparecer», lo que requiere «ajustar en función de unos valores de dignidad, en contra de todas las injusticias, la precariedad y la pobreza».

Alentado por «las mareas de las mujeres y los pensionistas, que forma parte de un todo contra la corrupción», el movimiento impulsado «por la sanidad y la educación públicas, el derecho a la vivienda, el derecho a no ser pobres, el empleo digno y el cumplimiento de la Carta Social europea», como reseñaron en el manifiesto, tras recalcar su «voluntad de hacer algo ante la que nos está cayendo», con «la represión, la pobreza, las desigualdades, las mordazas, las mentiras, el paro y incumplimiento de los más fundamentales derechos humanos».

A la primera etapa se sumó el procurador autonómico de IU José Sarrión, quien admitió que «la principal característica de esta marcha es que ha ido más allá de los partidos»». «Debemos apoyar desde el segundo plano. Los movimientos sociales llegarán muchas veces donde no llegan las fuerzas tradicionales», apuntó, al rebufo de la marcha.

La dignidad se pone en marcha