sábado. 02.07.2022
estorninos
Mobiliario urbano en el paseo de la Condesa. RAMIRO

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de León aprobará mañana la adjudicación del contrato de servicio de control de estorninos en los dormideros urbanos de León, así como de palomas torcaces y otras aves por un importe total de 8.300 euros al año en un contrato que tendrá una validez de dos años, prorrogable a otros dos, ha informado el Consistorio en un comunicado.

El Ayuntamiento ha explicado que Las grandes bandadas de estorninos pinto y negro, que acuden a dormir a las zonas arboladas de la ciudad durante gran parte del año, afectan gravemente a la situación de parques públicos, monumentos y edificios residenciales.

Las formaciones de estos dormideros de miles de aves, unidas a las concentraciones de otras especies, como las palomas torcaces, tienen consecuencias de no poca trascendencia, como molestias derivadas de la emisión de ruidos que impiden el descanso de los ciudadanos; acumulación de excrementos, con los consiguientes daños en mobiliario urbano o vehículos aparcados, así como malos olores y riesgos sanitarios.

Esta situación provoca un gran número de quejas ciudadanas, muy especialmente de los vecinos de viviendas próximas a zonas arboladas (parque de San Mamés, La Condesa, y otros).

El objeto del contrato es la prestación de los servicios de control de aves cuya concentración o ubicación supone un riesgo para la salud u ocasiona daños y molestias a las personas, a los bienes, a la vegetación o al mobiliario urbano.

Las especies objeto de control son principalmente estorninos y palomas torcaces, si bien pueden ampliarse a otras especies que causen problemas concretos o pudieran causarlos, por motivos sanitarios, de higiene u otros, en algún punto de la ciudad de León.

Las actuaciones se llevarán a cabo con respeto a la normativa vigente sobre protección de especies silvestres, debiendo siempre intervenir con los permisos administrativos que sean precisos.

El contrato incluye la elaboración y ejecución de un plan de desplazamiento y expulsión de las aves, que se desarrollará durante dos años, a contar desde la firma del contrato.

Este plan tendrá por objetivos la reducción y posterior eliminación de la población de estorninos y de palomas torcaces de sus enclaves de la ciudad.

Tal reducción será al menos del 85% de la población inicial de forma inmediata, y deberá continuar hasta la total expulsión de las aves.

Además, el plan de trabajo deberá incorporar la atención ciudadana mediante servicio telefónico, o incluso presencial, para la valoración de las quejas que puedan presentarse y hacer frente a su solución en un plazo máximo de 72 horas. 

León adjudicará por 8.300 euros el control de estorninos y aves