lunes. 30.01.2023

León se inventa un Oriente con niebla en vez de calima

El desfile resultó más comprimido que otros años pero contó con varias atracciones espectaculares, fundamentalmente al principio del desfile; 300 personas dieron vida a los diferentes personajes del cortejo
                      Gaspar también disfrutó. FERNANDO OTERO
Gaspar también disfrutó. FERNANDO OTERO

Ya había empezado la mañana un poco torcida. Por tres veces la megafonía de la estación de Adif había anunciado la llegada de los tres grandes protagonistas en un tren «regional procedente de Oriente». O a setas o a Rolex. Si regional, las fronteras de la autonomía mucho han debido de crecer. Si de Oriente, no hay quien se aclare con el tiempo. Lo normal ¿es la luz y el sol despejado de ayer? ¿Es la tromba de nieve de hace justo 365 días? Pues ni lo uno ni lo otro. La noche terminó con una niebla londinense poco usual en la iconografía oriental. No hay camellos bajo la bruma. Al menos de cuatro patas.

Lo mismo da. Las caras de ilusión de los más pequeños no entienden de estos silogismos, y aunque menos apretados que otras veces, parecía que por asistencia menos nutrida en un principio, resultó que por mejora en la organización al final, los pequeños leoneses disfrutaron de Melchor, Gaspar y Baltasar. Primero a su recepción por el alcalde, José Antonio Diez y la concejala de Cultura, Evelia Fernández, a pie de vía. Luego escoltados por el Intendente Jefe de la Policía Local, Miguel Ángel Llorente y luego montados en tres lujosos Rolls Royce de época, con volante a la derecha incluido, que no puede faltar un detalle.

Los ecos musicales de la Asociación del Mercado dan por inaugurado el evento cada año. «Ya aaa vieneeeeeeen los Reeeeeyes Maaaagos», Caminiiiito de Beléeeeen, Olé, Olé, Holaaaaaaanda se veeeeee, Holanda ya se veeeeee». (Lo que tiene la tradición es que cambiar la letra para adaptarla a la modernidad de lo de Países Bajos, rompe la rima en la estrofa y casi es mejor dejarlo estar).

LOS MÁS IMPORTANTES

Dijo el alcalde que los leoneses más importantes, «los niños», habían de ser los protagonistas estelares de la jornada. Y le asistió la razón. «Por este mismo escenario han pasado este año los astronautas leoneses Sara García y Pablo Álvarez. Hemos tenido también al humorista leonés Dani Martínez. También hemos contado con Néstor López, ganador de un Goya». Relató también una larga lista de deportistas ilustres que han pasado por el Consistorio. Y señaló que poro encima de todo ello, están los planes.

«Porque hoy es tiempo para soñar, para pensar en lo más alto y para que hagamos realidad nuestro sueño de conseguir una ciudad más ecológica, más amable, más cómoda y más segura». Así dejo pasó a la recepción oficial de los Reyes Magos. Melchor preguntó a los niños por un buen amigo suyo, el concejal Álvaro Pola. Gaspar se interesó por las actividades de las asociaciones vecinales de la capital y a Baltasar le pareció oportuno sondear el estado de los colectivos inmigrantes de la capital, que tanto colaboran con el Ayuntamiento en estas jornadas.

Por la tarde, la explanada de los Pendones Leoneses fue el punto de partida y el parque de Bomberos la meta. La gran cabalgata de Reyes citó a más de 300 figurantes y a todo niño leonés ávido de emociones fuertes.

ESPECTACULAR

Una banda de tambores que antecedía a tres inmensas bolas de Navidad de cuatro metros de altura, abrió el cortejo Espectacular, como el aria que interpretaban las protagonistas, a la luz de la luna llena y con los termómetros en caída libre.

La estrella y los astronautas, bien traídos este año para lo que otros se han llevado, las hadas de hielo, una primera carroza de fantasía y colorido, mariposas de pantone, un caballo alado, la nube gélida, con sus danzarines imposibles, Inma tortuga sideral, el Magirus de 1963 de los Bomberos de León, los patinadores y al fin el Rey Melchor!!!! Todo fue parte del primer entreacto.

Dos tandas de pajes después y con la versión navideña de Celine Dion compareció Gaspar. Baltasar se dio más al merengue con las primeras notas de niebla amenazadoras ya en el ambiente. El rato cito Pérez y el bus escoba e la línea 14 cerraron el cortejo. Pero no la tradición. Por eso el año que viene habrá más. Y así por los siglos de los siglos...

León se inventa un Oriente con niebla en vez de calima