lunes 23/5/22
Homenaje a los Reyes Leoneses en San Isidoro

Este León necesita más colmillos

La Imperial Cofradía del Milagroso Pendón de San Isidoro abre los actos de su 875 aniversario con una llamada al reconocimiento de los valores propios: «¿Cabría entender un reino sin súbditos que lo defiendan?»
                      El imponente Panteón de los Reyes acogió el acto. FERNANDO OTERO
El imponente Panteón de los Reyes acogió el acto. FERNANDO OTERO

«La verdad es como un león. No necesita ser defendida. Dejémosla libre y se defenderá sola». Lo dijo Hermenegildo López, abad de la Muy Ilustre, Imperial y Real Cofradía del Milagroso Pendón de San Isidoro, en paráfrasis con San Agustín, obispo de Hipona. Fue ayer, en el transcurso del homenaje a los Reyes Leoneses que cada año celebra la congregación en la Basílica de San Isidoro y que este año es el punto de partida para el programa de actos de conmemoración de su 875 aniversario.

El último turno de vela, al que asistió el alcalde de León, José Antonio Diez, se convirtió en una defensa encendida de los valores de León. El obispo de León, Luis Ángel de las Heras, presidió a continuación la misa solemne de la Epifanía.

Historia

«Tiempos difíciles estos en los que la duda va cubriendo de polvo el recuerdo de un imperio»

«Tiempos difíciles estos en los que el desconocimiento y hasta la duda van cubriendo de polvo el recuerdo de un reino que fue imperio y hasta de las realizaciones de nuestros antepasados. Porque ¿cabría imaginar una monarquía sin unos leales súbditos que entendían y aceptaban sus obligaciones, entre las que se encontraba una, fundamental, la defensa de su religión, de su manera de entender la vida y del solar de sus mayores?», exhortó el abad.

                      José Antonio Diez accede al panteón. FERNANDO OTERO

José Antonio Diez accede al panteón. FERNANDO OTERO

«¿Quién tiene, entonces, la obligación de mantener fresca en la memoria de nuestros conciudadanos, y no solo de los más próximos, estos hechos sobre los que hemos recapacitado? Naturalmente los poderes públicos; mas cuando esos poderes hacen dejación de determinadas obligaciones, debe ser alguna institución la que siga sembrando para que el fruto no se pierda», papel que según su abad, se habrá de asumir la cofradía. «Recordemos una vez más, entonces, que nos hallamos, no solo en el panteón real de la iglesia palatina del reino más importante de la Península entre los siglos X y XIII, sino que tenemos el privilegio de estar en el templo de la palabra, aquella que en las primeras cortes con representación popular fue capaz de vencer a la arbitrariedad y a la fuerza por medio de la ley».

Reproche

Los poderes públicos «hacen dejación de obligaciones para mantener la memoria»

«¿Qué pueblo podría exhibir semejantes tintes de gloria?», dijo López después de ennumerar los grandes hitos leoneses.

                      La Real Cofradía, durante el evento. FERNANDO OTERO                    La Real Cofradía, durante el evento. FERNANDO OTERO

Este León necesita más colmillos