lunes 14/6/21

León pierde cerca de 5.500 nuevos carnés de conducir en cinco años

La crisis, la baja natalidad y la marcha de los inmigrantes explican la bajada del 50%.
Un profesor da indicaciones a su alumno en una clase de prácticas en la capital.

El bucle de la crisis condiciona desde su inicio hace cinco años hábitos tan arraigados en la sociedad como sacar el carné de conducir a los 18 años, con la mayoría de edad. Las dificultades económicas de gran parte de las familias leonesas están provocando que los permisos expedidos en la provincia se hayan desplomado desde 2008 un 50%.

Otros dos factores resultan también determinantes a la hora de explicar que hace seis años la cifra de carnés obtenidos alcanzara los 10.994 y el pasado ejercicio cerrara con algo más de 5.500. El vicepresidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas de León, Fernando Blanco, apunta que la baja natalidad y la marcha progresiva de la población inmigrante influyen, igualmente, en la importante merma del alumnado.

Desde que comenzó la crisis, nueve autoescuelas cerraron sus puertas, aunque en este periodo abrieron otras cinco. De esta forma, la provincia cuenta en estos momentos con 71, en manos de 53 empresas.

«La clave para explicar este descenso del 50% es que no hay dinero, todos debemos apretarnos el cinturón y evidentemente factores como el paro obligan a muchos a prescindir del carné o retrasarlo si no pueden sacárselo en momentos así», entiza Blanco.

Una situación que obliga a las autoescuelas a ajustar sus tarifas, congelándolas o reduciéndolas para continuar atrayendo a los alumnos. Obtener el carné supone un desembolso medio de alrededor de mil euros, en caso de no tener complicaciones y con un número de clases prácticas cercanas a las 30. «El número de clases es variable, por lo tanto, el precio final depende de este factor».

Otro nicho de negocio para las autoescuelas, aunque de momento sólo centrado en los cinco centros oficiales autorizados, son las clases obligatorias para aquellos conductores que han perdido todos sus puntos y voluntarias para los que quieran recuperar seis.

Se encuentran en León, Ponferrada, Astorga, Villablino y Cistierna. «De momento no representa un porcentaje significativo para todo el sector, ya que se trata de concesiones y para León sólo se dieron cinco; aunque el tema va a cambiar y esperemos que haya más centros», asegura el vicepresidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas de León.

Casi el 70% de los algo más de 5.500 permisos expedidos el pasado año fueron carnés clase B (turismos), mientras que los clase A2 y A supusieron casi el 30%. Las licencias de conducción de ciclomotor y permiso AM prácticamente no superaron el 1%.

León pierde cerca de 5.500 nuevos carnés de conducir en cinco años