martes 3/8/21
Sanidad

León propone una reforma de Primaria de 3,68 millones que genere 100 empleos más

La Gerencia plantea crear 127 Consultorios Altamente Resolutivos para acercar con eficacia la sanidad a 200.000 vecinos
grafico-salud

La gran reforma del primer escalón asistencial sanitario, la Atención Primaria, se vuelve a incluir en el calendario del ministerio y las comunidades autónomas, que disponen hasta 2023 como tope para diseñar un plan que coloque en el centro del tablero el cuidado de los ciudadanos, reduzca la burocracia, mejore las instalaciones e inyecte financiación y medios.

Una modernización urgente para reforzar el papel de Primaria en las labores asistenciales, preventivas, tecnológicas y de desarrollo profesional para asentar sobre buenos cimientos el Sistema Nacional de Salud.

León ha estado haciendo los deberes y llegará a esas reuniones con una propuesta de reorganización de 3,68 millones de euros, que supone la creación de un centenar de empleos más, especialmente, de administrativos, y potenciar 127 de los 576 consultorios actuales en los que trabajan 24 equipos de Atención Primaria, ya que Palomera, José Aguado I, Crucero y Condesa quedan a priori fuera.

La vuelta a casa
Con población envejecida y pluripatológica, la idea es evitarles desplazamientos y acudir a sus hogares

La idea es convertir esos 127 centros en focos de la atención sanitaria de calidad para que formen una malla de instalaciones cercanas a los vecinos, donde se les puedan realizar pruebas y diagnosticar con eficacia posibles enfermedades ahorrando a su vez desplazamientos innecesarios al centro de salud de referencia o al Hospital.

Según el documento-propuesta en el que trabaja la Gerencia de Primaria tras analizar la situación de dispersión geográfica y poblacional con pluripatologías, las necesidades y la plantilla asignada a cada zona, el coste para convertir cada uno de esos consultorios en Altamente Resolutivos supondría un desembolso de 29.000 euros para obras de adaptación o ampliación y para dotarlos de una decena de aparatos imprescindibles, mobiliario y conectividad a internet.

Así se armaría un buen ‘ejército’ de piezas sanitarias colocadas estratégicamente en el tablero de la provincia para cubrir la atención a más de 200.000 usuarios de un millar de localidades con 278 médicos y 263 enfermeras. No obstante, para que la partida de ajedrez se resuelva de forma satisfactoria, la estrategia pasa por incorporar a las instalaciones puestos de administrativo y otros 16 asistentes sociales compartidos con los ayuntamientos que se sumen a los 12 actuales para disponer de uno por zona básica de salud. Administrativos y trabajadores sociales liberarían de tareas burocráticas y no estrictamente médicas a los profesionales sanitarios. De hecho, el papeleo en las consultas supone un 25% de la jornada diaria. Un tiempo precioso en el marco de la sobrecarga actual que se podría dedicar a asistencia clínica.

Médicos y enfermeras
Junto a estos 530 profesionales se sugiere incorporar a trabajadores sociales y administrativos

También es necesario que cada Consultorio Altamente Resolutivo disponga al menos de una sala de técnicas, otra de espera y dos consultas de médico y enfermera, además de ordenadores e instrumental avanzado para poder observar in situ la actividad del corazón (electrocardiógrafo), atender un infarto con un desfibrilador; medir la presión arterial (esfingomanómetro) e incluso la tensión ocular (tonómetro). Esos mini centros de salud estarían habilitados para detectar problemas en las cuerdas vocales (laringoscopio), comprobar la agudeza visual (optotipo), si existen lesiones de la piel tumorales (dermatoscopio) o la concentración de oxígeno (pulsioxímetro).

«Con unos buenos consultorios que funcionan como mini centros de salud se acerca la sanidad al ciudadano y se da seguridad. Apostamos por convertirlos en un lugar donde se puedan y se deban resolver la mayoría de los problemas de salud y sociosanitarios de nuestros mayores», explica el gerente de Primaria, José Pedro Fernández Vázquez, quien matiza que «se trata de alguna manera de descentralizar los centros de salud y de aproximar más tecnología y recursos a los pacientes más vulnerables». También reconoce que sería idílico poder desarrollar los casi 600 consultorios que existen, pero poco realista con el déficit actual de médicos y enfermeras en las bolsas de empleo.

«No es cuestión de que haya más o menos pacientes en una zona o esté abierto más horas un consultorio, sino de que los vecinos estén bien atendidos. Si hay que ir a la casa del paciente se va, pero si necesita recetas se las puede llevar un asistente social», matiza.

De hecho, la mayor barrera para readaptar Primaria al siglo XXI es el cambio de mentalidad que supone la implantación de las nuevas tecnologías, la telemedicina y la cita previa. Tres cuestiones imparables. Él plantea cambiar el modelo que se está aplicando y que ve obsoleto para modernizar la Sanidad y ser más eficientes apoyándose en esas nuevas herramientas, aunque sabe que significa enfrentarse a las costumbres. Ve clave abrir un diálogo para explicar a los pacientes y a los alcaldes cómo «ser altamente resolutivos en la atención sanitaria» adaptándose a la realidad de León.

Una radiografía que muestra un envejecimiento de la población que se traduce en enfermos crónicos, pérdida de vecinos sobre todo en el entorno rural y unos recursos técnicos y humanos limitados con los que se intenta la multiplicación milagrosa de «los panes y los peces» para cubrir la provincia.

La plantilla actual atiende 3,3 millones de actos médicos y de enfermería, acumula miles de horas y kilómetros en las carreteras y el año de la pandemia filtró más de 400.000 urgencias al Hospital en los 23 servicios de atención continuada.

León propone una reforma de Primaria de 3,68 millones que genere 100 empleos más
Comentarios