sábado 24/7/21

León tendrá que reducir la huella de carbono en sus vuelos y terminal

Objetivos también medioambientales para el horizonte 2026, como meta primordial La nueva Estrategia de Cambio Climático

de Aena pretende conseguir la neutralidad de carbono en todos

sus aeropuertos y alcanzar el 100% de autoabastecimiento eléctrico de origen. Adelanta a 2040 el cumplimiento del compromiso Net Zero Carbon, previsto previamente para el año 2050. Unas exigencias para toda la red, donde el aeropuerto de León tendrá que cumplir igualmente estos criterios de sostenibilidad.

Entre los objetivos a corto plazo que llegarán al enclave áereo de La Virgen, al igual que al resto de la red, Aena planea, según indica en su Informe de Gestión Consolidado 2020, el incremento en 2023 de la red de puntos de recarga eléctrica en los aparcamientos para pasajeros y empleados, así como para el lado aire libre. En 2025, la sustitución de la flota de sus vehículos por eléctricos o ecoturismos.

También, siguiendo la senda iniciada en 2020, consumo de electricidad 100% con garantía de origen renovable efectivo y más cuota de abastecimiento energético a partir de energías renovables en instalaciones propias. Para dentro de cuatro años, plantea la promoción del uso de la geotermia con el fin de proporcionar frío y calor a los edificios terminales de los aeropuertos y la reducción progresiva de las emisiones de CO2 de los equipos de ‘handling’ a terceros a través de sus recambio por otros menos contaminantes: eléctricos, hidrógeno y otras fuentes renovables.

Busca mejorar la eficiencia de las operaciones aeroportuarias con una mayor colaboración para reducir tiempos de espera y vuelo y contribuir así a descongestionar el actualmente sobrecargado espacio aéreo europeo.

León tendrá que reducir la huella de carbono en sus vuelos y terminal