miércoles 27/1/21
DESCUBRIMIENTO

La leonesa que conversa con los fetos

La ginecóloga Marisa López-Teijón desmuestra que un embrión de 16 semanas es capaz de oír música a través de un dispositivo que se pone en la vagina de la madre.

«Por primera vez hemos conseguido comunicarnos con el feto». La leonesa de Villafranca del Bierzo, Marisa López-Teijón, jefa del servicio de Reproducción Asistida del Instituto Marqués de Barcelona, ha demostrado que un feto de 16 semanas es capaz de oír de forma eficaz y responder a la música, siempre que ésta se emita desde la vagina de la madre. El trabajo de investigación pionero en el mundo se publica esta semana en la revista Ultrasound de la British Medical Ultrasound Society y desmonta la teoría existente hasta ahora de que el desarrollo auditivo del feto no está desarrollado hasta la semana 26. «Hemos demostrado que cuando escucha música a través de este dispositivo, que se llama Babypod, abren la boca, sacan la lengua e intentan vocalizar». El descubrimiento permitirá estimular el aprendizaje verbal desde el útero materno y es un método eficaz para detectar sordera fetal.

El estudio, realizado por el equipo del Instituto Marqués, ha contado con la colaboración del profesor Alberto Prats, catedrático de Anatomía y Embriología Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona.

López-Teijón asegura el estudio demuestra que el feto apenas percibe el sonido que llega a través del abdomen de la madre. «La pared abdominal absorbe el sonido y el feto lo percibe como una distorsión. Con el Babypod recibe el sonido a 45 decibelios, como una conversación en tono bajo». Con la música emitida desde la vagina, el 87% de los fetos mueven la boca o la lengua y casi el 50% sacan la lengua al máximo. «El dispositivo facilita las ecografías y contribuye a reducir el estrés de los padres durante el embarazo».

El Babypod se comercializa por Internet y cuesta 120 euros. Tiene la forma de una uva grande que se conecta el móvil, desde donde se emite la música. «También sirve para que el feto escuche a sus padres si hablan a través del teléfono. A la madre se le colocan unos auriculares». La doctora aconseja colocar el aparato treinta minutos al día en intervalos que no interrumpa los ciclos de sueño en el útero materno. «Todo el mundo quiere hablar a su hijo».

López-Teijón utiliza la música de forma habitual en la clínica. «Tengo la idea de convertir nuestros laboratorios en un gran útero materno». En experimentos anteriores ha demostrado que la música incrementa un 5% las fecundaciones in vitro.

La leonesa que conversa con los fetos