martes 17.09.2019
TRÁFICO

Los 292 que corren demasiado

Denunciados casi tres centenares de conductores por exceso de velocidad en las carreteras de León
Un vehículo atraviesa un paso de cebra en la ciudad. JESÚS F. SALVADORES
Un vehículo atraviesa un paso de cebra en la ciudad. JESÚS F. SALVADORES

Los agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de León han controlado a 5.182 vehículos en la provincia y han denunciado a 292 conductores, el 5,6 por ciento del total, durante los siete días que ha durado la campaña de control de velocidad en carreteras, implementada por la Dirección General de Tráfico (DGT).

A estos datos, facilitados por la Jefatura Provincial de Tráfico hay que añadir las infracciones detectadas entre el 12 y el 18 de agosto por las distintas policías locales de los Ayuntamientos, que han sido invitados a realizar los controles en su ámbito de actuación. Una colaboración importante, dicen, al unificar el mensaje de respeto de los límites de velocidad establecidos, independientemente de la vía por la que se circule, que en Ponferrada ha concluido con 2.439 vehículos vigilados y un total de 39 multas.

En Valverde del Camino se han abierto siete actas de infracción por exceso de velocidad tras controlar lo rápido que iban 140 vehículos.

A falta de los datos de otros ayuntamientos implicados (León, Bembibre, La Bañeza, Astorga, Villablino), la campaña de la DGT, en la que se han reforzado los controles en las carreteras convencionales al acumular un mayor porcentaje de accidentes, ha llegado a su fin con al menos 338 denuncias.

Es delito ir a 60 kilómetros por hora en vía urbana o en 80 en vía interurbana

Según señala la Dirección General de Tráfico y organismos internacionales como la OMS y la OCDE, los límites de velocidad se deben establecer en consonancia con las fuerzas que el cuerpo humano puede tolerar.

trafico

En el caso del ámbito urbano no debería ser superior a los 30 kilómetros por hora; en áreas con intersecciones y alto riesgo de colisiones laterales el límite sería de 50; y en las carreteras convencionales sin separación física de carriles, de 70.

La normativa española recoge que la velocidad genérica máxima para turismos y motos en autopistas y autovías es de 120 kilómetros por hora, en carreteras secundarias de 90 y en vías urbanas de 50.

De este modo, los conductores que incumplan estos límites estarán cometiendo una infracción grave o muy grave, sancionada con multas de 100 a 600 euros y la pérdida de entre dos y seis puntos, dependiendo del exceso de velocidad cometido.

En el caso de que el exceso de velocidad fuera superior a 60 kilómetros por hora en vía urbana o en 80 en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, el Código Penal lo tipifica como delito y es castigado con la pena de prisión de uno a seis meses, a la de multa de seis a doce meses o a trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días.

Además, en cualquier caso, se privaría al conductor de su derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a un año y hasta cuatro.

Los 292 que corren demasiado