domingo. 29.01.2023

Artesana, una malta -”elaborada con trigo y cebada-”, tipo ale y de doble fermentación, una característica que la diferencia principalmente de las cervezas elaboradas en España. En una primera fase se somete a una alta temperatura en un depósito de acero y, posteriormente, finaliza su proceso de maduración dentro de su propia botella.

Esta doble fermentación, según precisa Mario Rico, consigue un gas carbónico totalmente natural y una burbuja más fina. Su variedad tostada sigue la fórmula de las maltas de esta clase, con una elaboración que da como resultado más cuerpo y una mayor dulcura en boca.

Aora Mil Cien tiene nueve grados, cuando la media de las cervezas comercializadas en España cuenta con cinco. ¿Y a qué sabe? El bodeguero leonés respira hondo, como rememorando su última cata, y concluye: «Tiene el sabor intenso de las maltas y también a levaduras. Es poco amarga para iniciar en la cerveza a los que no les guste y pensada también para que les guste a los cerveceros».

Desde su elaboración hasta su llegada al mercado han de pasar dos meses, aunque Mario Rico matiza que el momento óptimo para degustarla se sitúa entre los seis y los ocho meses. «Es el momento de mayor expresión aromática y alcanza su mejor sabor en boca», apostilla.

Una malta artesana poco amarga, con doble fermentación y 9 grados
Comentarios