viernes 3/12/21

Aumentar la movilidad activa —a pie y en bicicleta— es el objetivo que se marcan las ciudades para 2030, con el fin de reducir a la mitad las muertes y víctimas graves por accidentes de tráfico, y lograr así urbes más seguras, saludades y sostenibles, pero también más humanas, según el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El motivo es que ocho de cada diez de estas víctimas son usuarios vulnerables de las vías de circulación (peatones, ciclistas, conductores de VPM y motoristas) y porque además la siniestralidad vial en las ciudades «no ha evolucionado de manera satisfactoria», puesto que entre 2009 y 2019 las muertes han caído un 11 % pero en las carreteras se han reducido un 42 %.

Así lo apuntó Grande-Marlaska durante la inauguración del VI Encuentro de ciudades para la seguridad vial y la movilidad sostenible que acaba hoy en Zaragoza, en un acto en el que también intervino el alcalde anfitrión, Jorge Azcón, y el secretario general de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Carlos Daniel Casares, y al que ha asistió el director general de Tráfico, Pere Navarro.

Todos coincidieron en que el futuro en las ciudades es la movilidad sostenible y que garantizar espacios más seguros para el peatón debe ser la prioridad.

Marlaska se propone bajar a la mitad las muertes en carretera