jueves 15/4/21
Efectos de la pandemia

Las matronas de León, pioneras en clases ‘online’ para llegar a 1.500 parturientas

Satse pide videocámaras en los centros de salud para no volver a suspender la preparación al parto
Las clases presenciales de grupos muy reducidos se combinan con las telemáticas. DL

La pandemia obligó a suspender durante semanas las clases de preparación al parto y educación maternal en los centros de salud, a las que cada año acuden más de 1.500 parturientas en León. Para buscar una solución, las matronas pidieron un soporte telemático ya en abril de 2020 que les permitiera continuar con la formación a las mujeres, muchas de ellas, primerizas y con dudas sobre el parto y el postparto.

Viable y seguro
Los medios telemáticos permiten organizar los grupos en centros con mucha población

La primera respuesta de Sanidad fue retomar los cursos con grupos presenciales muy reducidos para garantizar la distancia social, lo que dejaba fuera al grueso de las inscritas, así que el sindicato de Enfermería Satse se hizo eco de la solicitud de las matronas y reivindicó en verano videocámaras para los ambulatorios para que la educación maternal pudiera funcionar como lo habían hecho los colegios.

Sacyl vio problemas con la Ley de protección de datos y la solución al problema se dilató hasta que algunas de estas profesionales aprovecharon las propias cámaras que ya poseen los centros de salud para impartir clases online, siendo pioneras en usar ese método en la Comunidad ante la tardanza del nuevo material. Este mismo mes, en el ambulatorio de Eras de Renueva se pudo efectuar la primera sesión clínica a través de teams como equipo de matronas de Atención Primaria, con un 75% de asistencia, con el hándicap de que las compañeras que lo hicieron desde el ordenador de la consulta, al carecer de videocámaras, no podían participar con voz. Salvando determinados flecos, opinan que es «un recurso muy adecuado tanto para educación a pacientes como para fomentar el trabajo y la formación en equipo». Además, se adaptaría «fácilmente» este método a la educación maternal con un simple consentimiento informado de las pacientes y acompañantes que asistieran a las videoclases, como ya han hecho. Satse recuerda que la suspensión de estas clases fue en detrimento de la calidad asistencial que las matronas pueden ofrecer en Primaria, «ya que esta formación es esencial para la salud de las mujeres y un pilar fundamental de la cartera de servicios de estas profesionales» El sindicato demandó las cámaras web como «la forma más viable y segura de garantizar las clases en este momento, ya que organizativamente en centros con mucha población no es posible diseñar las agendas con grupos de menor número».

Las matronas de León, pioneras en clases ‘online’ para llegar a 1.500 parturientas