sábado. 13.08.2022
Una ambulancia, ayer, en el lugar del suceso.

El adolescente de 14 años que el pasado domingo, pasadas las siete y media de la tarde, se cayó desde una altura de cinco metros al romperse una uralita del tejado de la nave comercial a la que se subió, en la carretera de Caboalles, continúa en «estado crítico», según confirmaron fuentes hospitalarias, al cierre de esta edición. El menor prosigue en la UCI, donde los profesionales están haciendo todo lo posible porque supere las múltiples fracturas y lesiones que sufrió por el golpe, entre ellas, en el cráneo.

La policía científica no ha cerrado el atestado y ayer tomó declaración tanto a los propietarios de la nave donde se produjo el accidente, como a testigos presenciales, según señala la Subdelegación del Gobierno en León.

El herido, censado en Navatejera, había llegado hasta la zona, ubicada en el término municipal de San Andrés del Rabanedo, en autobús para encontrarse con dos amigas y un amigo de 15 años, conocidos del instituto en el que estudian, el Claudio Sánchez Albornoz de la capital. Accedieron al recinto abierto de las antiguas instalaciones de Hermanos Oblanca, un solar de 13.000 m2 abandonado desde hace más de una década, en pésimas condiciones, que San Andrés decidió hace dos meses comenzar a vallar justo esta semana ante la falta de respuesta de los dueños. El adolescente entró a las antiguas oficinas de la empresa para encaramarse por un agujero al tejado de las tres naves contiguas. La fatalidad quiso que se rompiera una uralita de la nave situada en el número 243 y se precipitara a su interior. Sus amigos alertaron al 112 y la Policía Local pudo forzar la puerta de entrada para intentar rescatarle. Una ambulancia del Sacyl le llevó al Hospital.

El menor que se subió al tejado de una nave y cayó continúa en estado crítico
Comentarios