lunes 6/12/21
                      Vista del efecto de los primeros elementos colocados en la pasarela sobre la vía del tren. RAMIRO
Vista del efecto de los primeros elementos colocados en la pasarela sobre la vía del tren. RAMIRO

En la batalla abierta de plataformas, entre la vecinal de Trobajo del Camino y esa que sujeta la brecha del tren que parte en dos el municipio de San Andrés, toma ventaja la de Adif. A pesar de la respuesta y seguimiento, las adhesiones que ha tenido la llamada a la oposición de los pasos elevados, las obras se no se detienen. Dos mil firmas se oponen ya de forma manifiesta a estos planes, que suponen cimentar una pasarela peatonal, del tipo de la que se retiró de la calle Quebrantos cuando se liquidó la vía en superficie a la salida de la estación de la capital leonesa, y levantar un puente para el tráfico rodado una vez que se acometa la demolición del actual para dar salida a la circulación por Párroco Pablo Díez, travesía urbana de la N-120, arteria elemental de León.

La plataforma contra las elevaciones se creó con el propósito de hacer presión popular para que el Gobierno acceda a revocar ese planteamiento, y cambie los saltos pronunciados por pasos inferiores. «Tal y como se hace en los países europeos y en otras ciudades españolas», defiende la plataforma vecinal, que con esas dos mil firmas se ha convertido en una espoleta social para hacer frente a las ideas políticas y técnicas que propugnan lo contrario.

Ajeno al envite, la contrata de Adif para hacer avanzar la pasarela peatonal, entre esa secuencia de cruces azules que darán asiento al serpenteo del pasillo, con la cabecera sujeta por encima de los tejados de los edificios de la zona, se afanaba ayer en avanzar en la estructura metálica, con nuevos apéndices que sujeta al cajón principal a base de tornillos y pinchazos de soldadura.

La plataforma vecinal contra los pasos elevados invoca a los criterios de proyección urbana del municipio para hacer reconsiderar a los responsables de Adif, del Ministerio de Transportes, del propio Ayuntamiento de San Andrés, para que cejen en la operación que supondría dividir los núcleos en dos zonas, con un muro de por medio, y degradación y retraso. En su reivindicación, piden que no se renuncie a los pasos de la prolongación de la calle Orozco, elemental para desahogar las salidas de tráfico del municipio y de la propia capital leonesa. Dos mil personas firman contra la brecha.

Dos mil firmas contra los muros de Adif en Trobajo