domingo 5/12/21
                      Imagen trasladada por el gobierno municipal para informar de la sanción. DL
Imagen trasladada por el gobierno municipal para informar de la sanción. DL

A finales de septiembre la fotografía se convirtió en portada. La UPL puso el foco en la imagen que se produce de «forma habitual» con los contenedores a rebosar en la calle Arquitecto Ramón Cañas del Río, a la entrada de la zona monumental, y reclamó al alcalde, José Antonio Diez, que mejorara la situación para acabar con la escena de «ciudad de dejadez y suciedad poro recomendable, sin olvidar que también los residentes tienen derecho a un servicio de recogida de basura de forma periódica». Ayer, un mes después, el gabinete de comunicación del gobierno municipal se descolgó con una nota de prensa en la que informaba de la sanción a dos hosteleros, cuyos establecimientos fueron identificados por los recibos de las consumiciones que quedaron en bolsas dejadas fuera de los mismos contenedores que seguían a rebosar, sin que se hubiera mejorado la organización de la eliminación de los residuos para acabar con el problema.

Antes de atender a la reclamación de los leonesistas, que se hicieron eco de los vecinos de la zona, el gobierno municipal optó por la vía de derivar las responsabilidades en los ciudadanos y hosteleros de la zona. En la nota de prensa, se detalló que «hacia las 16.45 horas de la tarde» del lunes, «una patrulla de la Policía Local de León fue requerida en la calle Arquitecto Ramón Cañas del Río por parte del responsable de limpieza para comprobar el depósito de residuos fuera del contenedor previsto al efecto». De acuerdo al relato trasladado por el gabinete de comunicación, una vez en el lugar, «personal de limpieza localizó en el interior de las bolsas depositadas diversos tickets correspondientes a dos establecimientos de la capital, así como residuos coincidentes con la venta de sus productos». Con estas pruebas, «los agentes acudieron a ambos locales e identificaron a sus responsables, quienes quedaron informados de sendas denuncias por arrojar residuos a la vía pública», como abundaron las citadas fuentes.

La comunicación se acompañaba de las imágenes de los contenedores de residuos orgánicos repletos y los de papel y cartón aún con espacio, a pesar de lo cual había parte de estos por el suelo. Las fotografías reproducían la misma escena que hace un mes se había convertido en centro de las críticas ciudadanas, a partir de la denuncia de los leonesistas.

Multa por dejar bolsas fuera de los contenedores que estaban a rebosar
Comentarios