jueves. 07.07.2022
Cipriano Elías Martínez. ARCHIVO

Riello, Omaña, Cuatro Valles, la Diputación, el Partido Popular. Estos son los escenarios en los que se forjó el perfil público de Cipriano Elías Martínez, figura inevitable para entender la evolución de León entre las dos décadas que acaballaron el cambio de siglo en la provincia.

Riello llora al que fue su alcalde durante un cuarto de siglo, y emprendió desde esta localidad omañesa una carrera de referencia para la política leonesa contemporánea; Cipriano Elías Martínez fue siempre Pano, para la familia, los vecinos, los amigos y los rivales políticos; alcalde, diputado provincial, vicepresidente; el suma y sigue, prende en la UCD; y en la elección que hizo cuando se descompuso el centrismo, del que salió por la puerta de Alianza Popular, con muestras de un olfato político que no le abandonó jamás en su dilatada gestión.

La de la Diputación le consagró para algunas encomiendas de época, retos que afrontó la institución provincial, desde el primer acta de diputado, en 1995, en el primer mandato de José Antonio Díez Díez; tres presidentes y 16 años después, Pano dejó la Diputación con una de las hojas de servicio más dilatadas que pueden encontrarse en la planta noble del Palacio de los Guzmanes; Cooperación, Medio Ambiente y Hacienda, arquitecto de la estructura de gestión del CTR, vicepresidencias, alguna gestión de presidente en funciones, en una analogía que calca a la perfección su presencia de número dos que ejercía con la solvencia del número uno.

También, en el desempeño de responsabilidades orgánicas del PP de León, en el que las divergencias entre bandos se terminaron por saldar casi siempre con buenas cosechas de votos, gracias, entre otras cosas, a su capacidad de elección de candidatos. También influía en eso. La otra vertiente popular de Pano fue la comarca, que le dio proyección a través del grupo de acción de Cuatro Valles, entre la perspectiva del paisanaje que jamás dejó de respetar la proyección que emprendió aquel gestor de oficina bancaria rural. Ayer, el presidente de la Junta le honró en twitter: «Mi querido amigo Pano. Un gran servidor público que se dejó la piel por León y sus paisanos», escribió Alfonso Fernández Mañueco. Cipriano Elías Martínez, Pano, falleció ayer a la edad de 76 años, en Riello; la iglesia de esta localidad acoge esta tarde (17 horas) el funeral.

El número dos que se desenvolvía como un número uno