miércoles. 10.08.2022

Los usuarios gallegos del tren ya señalan como un contrasentido que el Alvia a Barcelona mantenga el trayecto por la vieja vía, la convencional, en el tradicional itinerario de León, en vez de la alternativa recién estrenada de la plataforma de alta velocidad. Era cuestión de tiempo que reclamaran el cambio; parece cuestión de tiempo que la planificación ferroviaria acceda a la nueva planificación.

La vía 800 tirita desde que el AVE estrenó la ruta de Orense sin necesidad de hacer una diagonal por el noroeste.

El propio presidente de Renfe se manifestó sobre la opción de bajar el Alvia a la vía de Zamora en una entrevista en la prensa gallega, con motivo del estreno de las operaciones comerciales de viajeros por la vía de alta velocidad entre Madrid y Galicia, a través de Zamora, que redondea el boquete abierto en el nudo ferroviario de León y amenaza con convertir dos tercios del territorio leonés en una solar de las circulaciones de trenes.

«Actualmente, no está en estudio sustituir este servicio», respondió Isaías Táboas cuando el periódico La Región de Orense le trasladó el pasado invierno esta opción de cambiar el itinerario del Alvia que llega a Barcelona a través de León para aprovechar el ahorro de tiempo que permite esa ruta nueva a partir de La Gudiña. Lejos de mostrar la contundencia que llevaría a enterrar las dudas con el trazado actual, el máximo dirigente de la compañía ferroviaria apuntó a la posibilidad de encajar otra alternativa.

El Alvia a Barcelona va a entrar por la vía de la alta velocidad; aunque de momento, no la que prefiere Galicia para el trayecto.

El objeto de deseo de Galicia para acortar los tiempos por Zamora