domingo 23/1/22
Línea ferroviaria

Los operarios tratan de abrir la vía León-Asturias a golpe de soplete

Los trabajos para retirar el tren accidentado se centraban ayer en labores de desguace
                      La locomotora descarrilada vista desde la boca sur. MARCIANO PÉREZ
La locomotora descarrilada vista desde la boca sur. MARCIANO PÉREZ

El abandono de la línea ferroviaria entre León y Asturias está en boca de todos; ayer fue el cuarto día de los últimos cinco en los que se acumularon problemas en el tránsito ferroviario. Cortado por el tapón del accidente del lunes, la conexión por tren será imposible en las próximas jornadas, mientras los operarios se afanan en desentrañar el amasijo de hierros en el túnel 73, donde el tren 52050 quedó encajonado, tras toparse con un corrimiento de tierra y piedras. Hay más de seiscientas toneladas de carga a la grupa de los vagones de este bobinero, del que tiraba una locomotora 251, modelo legendario con una leyenda amplia en la hoja de servicios prestados al desarrollo de la historia ferroviaria española, especialmente en estas vías del norte, sinuosas y complicadas por la orografía.

Hay una labor de desguace en marcha al pie de esta zona cero del último descarrilamiento, A fuerza de soplete, los operarios tratan de desencadenar vagones empotrados contra la masa accidentada. Hay puntos en los que no es eficaz la cizalla , así que se opta por la única solución para separar elementos, y despejar el asiento de la vía de esta secuencia que dejó el siniestro de la madrugada del lunes. Adif no se atreve a poner una fecha para determinar la reapertura de la plataforma; con cerca de una veintena de trenes diarios afectados a uno y otro lado del cordal, sin paso entre León y Asturias, entre convoyes del servicio de viajeros, los Alvia y el regional, a los que hay que añadir los del segmento de cercanías que operan por el territorio asturiano; y todos los mercancías, de las promotoras privadas y de la compañía pública, que mantienen la rampa de Pajares como uno de los enlaces claves de la logística en el panorama nacional. El paso de viajeros de larga y media distancia se salva con trayectos en carretera entre Las ciudades asturianas y León, o entre las estaciones de la cuenca del Caudal y Busdongo. Y así será hasta que de despeje y la vía que desde el lunes no tiene otro punto de actividad que la entrada del túnel de Robledo, en la boca norte, donde está encajado el convoy.

Vía cerrada

La cizalla no alcanza para soltar los vagones empotrados; la tarea se extenderá varios días

El accidente ha acentuado las críticas sobre el estado del vial, que se repetían de forma aleatoria en las últimas semanas, por el cúmulo de incidentes localizados en este tramo. Media docena de descarrilamientos nutren el parte de incidencia sobre este paso, que los maquinistas definen de forma gráfico como con vías cogidas con pinzas.

                      La locomotora descarrilada vista desde la boca sur. MARCIANO PÉREZ

La locomotora descarrilada vista desde la boca sur. MARCIANO PÉREZ

A finales de agosto, un tren laboratorio de los de Adif repasó el estado del trazado y del informe derivaron medidas paliativas para poner la seguridad por encima de cualquier otra consideración; se determinaron varios tramos en limitación temporal de velocidad, lo que ha derivado en un aumento de tiempos en los trayectos.

Los descarrilamientos se suman a ese panorama de sensación de abandono en una vía ahora cerrada a cal y canto a las puertas de las faldas de la rampa, del Pajares, donde el lazo.

Los operarios tratan de abrir la vía León-Asturias a golpe de soplete
Comentarios