sábado 29/1/22
Pleno municipal

La oposición empuja a Diez a recortar de tres a uno los bares en suelo público de Ordoño II

La moción de «consenso» de la UPL enmienda el plan del alcalde, que había aprobado antes de tapadillo el proyecto
                      López Sendino, en primer plano, fue el encargado de negociar la adaptación de la moción para lograr el consenso. RAMIRO
López Sendino, en primer plano, fue el encargado de negociar la adaptación de la moción para lograr el consenso. RAMIRO

Pese a su enrocamiento para sacar adelante el proyecto, el alcalde de León, José Antonio Diez, tuvo que terminar por torcer ayer el brazo. El plan de privatización de suelo público de Ordoño II para la instalación de tres quioscos de hostelería se queda por ahora tan sólo en uno. La suma de los grupos políticos de la oposición, promovidos por la UPL, hizo que el PSOE prefiriera llegar a un entendimiento cordial antes que enfrentarse de manera abierta al Pleno. Con todos en contra, los socialistas se agarraron al «consenso».

La decisión enmienda el acuerdo sacado adelante por Diez de tapadillo en la junta de gobierno —en la que sólo están representados los concejales socialistas y su socio Nicanor Pastrana, que entonces votó en contra—, después de que hubiera quedado encima de la mesa en la comisión informativa de Desarrollo Urbano. El atajo utilizado por el alcalde para salvar el obstáculo se lo encontró de frente con una moción en la que la UPL insistía en la «invasión de espacio público» que representaban los tres quioscos de hostelería «con zona de servicio y take away». Pedro «en aras del consenso», los leonesistas describieron que con tan sólo uno «se podrá conocer la aceptación y el grado de funcionamiento para, en su momento, estudiar si se suprime porque se considera inútil o, en su caso, se amplía a los otros dos, pero con la debida prudencia de privatizar espacio público», como abundó Eduardo López Sendino.

La alternativa planteada por la UPL, a la que se abrazaron todos los grupos, queda en la reformulación del concurso, en el que se detallará cuál de los tres espacios previstos se opta: en el lado izquierdo, justo antes de la intersección con Juan Lorenzo Segura; tras superar el cruce de Alcázar de Toledo; o en la banda opuesta, nada más pasar la salida hacia Gil y Carrasco. La reducción acabará también con la desproporción de las condiciones. Ahora, como incidió el líder de la UPL, «cualquier pequeño empresario podrá acceder cuando, en el otro caso, quedaba constreñida a quienes más posibilidades económicas tuvieran», dado que los tres salían en un solo paquete, como coincidió en valorar también el concejal de Ciudadanos Antonio Pérez Blanco.

La modificación deberá ajustar además si en el concurso público se mantienen los 3.841 euros de canon anual mínimo, que antes eran por el total, o se dividen entre tres. No será la una variación. Los técnicos deberán afinar qué cantidad se corrigen los 100.000 euros de inversión mínima para la construcción que figuraban en los pliegos iniciales, en los que se fijaban la concesión demanial para un periodo de 15 años con opción a prórroga por otros 10.

La propuesta se convirtió en una «solución razonable al problema», como concedió López Sendino. La puerta abierta la cruzó el PSOE, que dio «la bienvenida a la resolución que alcanza el consenso, entre todos», como remarcó el concejal Vicente Canuria, quien no desaprovechó para recordar que los quioscos «ya venían en el proyecto inicial» y apostillar que el acuerdo de la junta de gobierno hubiera sido suficiente, pese al pronunciamiento del Pleno.

La oposición empuja a Diez a recortar de tres a uno los bares en suelo público de...
Comentarios