jueves 27/1/22
Aparcamiento regulado

La ORA vuelve a los ingresos de antes de la crisis y planifica un 2022 de récord

Los resultados permiten a la sociedad mixta prever una caja de 3,95 M€ y unos beneficios de 1,2 M€ el próximo año
                      El estacionamiento de la ORA en la Junta aún tiene resultados discretos. FERNANDO OTERO
El estacionamiento de la ORA en la Junta aún tiene resultados discretos. FERNANDO OTERO

La ORA se vende como un termómetro para medir la actividad en la calle. Pocos indicadores calibran de manera más precisa la temperatura económica producida por el movimiento comercial e incluso las obras en el área que delimitan las marcas azules, naranjas y verdes sobre el asfalto. Después de un 2020 en el que la recaudación disminuyó 1,1 millones de euros por las semanas de restricciones y el descenso de los coches en la calle, con tiendas cerradas y administraciones limitadas, los parquímetros certifican que el ejercicio 2021 se cerrará dentro de unos números más que cercanos a la situación precovid. Pero sobre todo, aventuran un 2022 en el que se alcanzará el máximo histórico con casi 4 millones de euros anuales de ingresos, de acuerdo a la proyección expuesta por la empresa Eulsa.

La sociedad mixta, en la que el Ayuntamiento cuenta con el 57% del accionariado y la mercantil Empark completa el resto, se encamina hacia una caja anual en 2021 de 3.670.352,68 euros, según la previsión de cierre efectuada todavía a un mes de finalizar el ejercicio, pero sobre criterios prudentes de recaudación media de los anteriores. A la espera de la contabilidad final, la cifra se queda todavía un poco por debajo de los 3,87 millones de euros del ejercicio 2019, aunque se marca como peldaño para el dato que la empresa espera lograr el próximo año. En 2022, la planificación aventura una caja de 3.957.232 euros, según se cita en el documento que se adjunta a los presupuestos municipales para 2022. No se trata tan sólo de un vaticinio. Hasta ahora, salvo en 2020, cuando el covid reventó todo tipo de pronósticos, la estimación siempre se ha quedado incluso corta.

El informe augura que los ingresos de la sociedad mixta se incrementarán en 286.879,43 euros de un ejercicio a otro y saltarán el listón histórico. El empujón no se apoyará de manera única en las previsiones de crecimiento económico, conforme a los indicadores generales, sino también en el comportamiento de las nuevas zonas que se pusieron en vigor en noviembre de 2020 en el entorno de José Aguado y la delegación territorial de la Junta. A las 935 plazas —208 azules, 360 naranjas y el resto verdes— que en 2020 ya han ayudado a apuntalar los resultados, se fía parte del crecimiento de la cuenta, en la que se anota como contrapeso el lastre de los 243 estacionamientos azules que todavía permanecen ocupados por la ampliación de las terrazas de la que se benefician 87 locales y que, todavía pendientes de la nueva ordenanza reguladora anunciada por el Ayuntamiento, no se sabe en qué número se mantendrán.

El aval para estos pronósticos lo representa el rendimiento de las plazas marcadas con el distintivo de obligación de pago por estacionamientos. Cada espacio definido en azul reporta de media 1.003 euros de ingresos anuales y las naranjas, tarifadas como larga estancia y con un precio más reducido a partir de la segunda, apuntan 587 euros, conforme a los resultados del último ejercicio anterior al covid. La garantía queda en un negocio que funciona de media 272 años: de lunes a viernes, de 10.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 20.00 horas, más los sábados por la mañana.

La fuente de los parquímetros

Con estos activos, la sociedad mixta cerrará el ejercicio 2021 con un beneficio neto de 1.238.317,94 euros. El saldo lo engordan los parquímetros, en los que no sólo se ingresan las facturas de los tickets de estacionamiento, sino también las anulaciones de denuncia que se hacen en el mismo día de la imposición. Mientras más efectividad se logra en el cumplimiento de estos márgenes, más rendimiento para la ORA. Más allá, los boletines que se notifican ya en casa de los conductores los recauda el Ayuntamiento de manera directa sin que entren en la contabilidad de Eulsa.

El resultado de explotación del negocio descuenta ya el canon concesional para el Ayuntamiento, que este año se fija en 183.517,63 euros y en 2022 subirá hasta los 197.861,61 euros. Los otros 1,2 millones se reparten conforme a la participación en la sociedad: el 57% para el consistorio y el 43% para el socio privado.

El modelo de funcionamiento elegido hace que la administración deje de ingresar cada anualidad cerca de un millón de euros. En 2022 serán 952.525,57 euros: 536.575,5 euros de la participación de los beneficios que se tienen que entregar a Empark y 415.950,07 euros del impuesto de sociedades que, en caso de municipalizarse el servicio, no habría que pagar. La oportunidad para lograrlo se abrirá en noviembre de 2026, cuando vence el contrato de 25 años de concesión que el Ayuntamiento no ha querido rescatar por las posibles indemnizaciones que pudiera reclamar el socio privado para defender su negocio.

La ORA vuelve a los ingresos de antes de la crisis y planifica un 2022 de récord