lunes 21.10.2019
LOS PACTOS ENVENENADOS DEL 26-M

El pacto del PSOE empezó a fracasar en Villaquilambre al querer bajar un 33% la retribución a UPL

Jorge Pérez vetó a Cs e insinuó a los leonesistas que con el concejal de Vive no serían necesarios
El pacto del PSOE empezó a fracasar en Villaquilambre al querer bajar un 33% la retribución a UPL

El pacto que daba por seguro el PSOE en Villaquilambre con sus socios de Gobierno durante los últimos ocho meses comenzó a fracasar al anunciar Jorge Pérez a los dos concejales de UPL que recortaría sus retribuciones un 33% y que, si accedía el edil de Vive Villaquilambre a formar parte del equipo, los leonesistas ya no serían numéricamente necesarios, al permitirles el nuevo partido alcanzar la mayoría de nueve representantes con los seis ediles del PSOE y los dos de Podemos.

Pérez inició su andadura en el Ayuntamiento hace cuatro años y se vio legitimado para mantener la conversación en esos términos por los buenos resultados del PSOE en las urnas, que dobló su número de concejales. También le dijo claramente a los dos ediles de Ciudadanos que estaban «vetados» en las negociaciones para formar Gobierno, según han confirmado fuentes de ambos partidos.

Tras el desaire de la izquierda y el intenso ofrecimiento de la derecha, Lázaro García Bayón, con 23 años de escuela política a sus espaldas, aprovechó para pedir al PP tres grandes objetivos para el municipio si querían que girase: el centro de salud bloqueado desde hace nueve años, el instituto de educación secundaria y la paralización del proyecto de la planta de biomasa, haciendo un guiño a Vive, la agrupación de electores creada para cerrar esa central. Nadie creía que esa propuesta saldría adelante, dados los ingredientes de tensión personal entre los participantes, pero el aval que exigía García Bayón para apoyar al candidato popular Manuel García, que pasaba por un compromiso por escrito del futuro presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, se logró horas antes del pleno de investidura.

«Tomé la decisión con la cabeza, porque el corazón y las tripas me pedían otra cosa, pero estoy muy orgulloso de lo logrado, porque convierte a Villaquilambre en un municipio de primera», señala. Lázaro recuerda, no obstante, que el plazo para que avancen esos proyectos no es un cheque en blanco, sino de seis meses.

El pacto del PSOE empezó a fracasar en Villaquilambre al querer bajar un 33% la...