lunes. 05.12.2022
VÍA ESTRECHA

El tren León-Bilbao sale en los papeles del traspaso de los ferrocarriles al País Vasco

El Gobierno de Vitoria incluye un tramo de vía estrecha de la vieja Feve entre las líneas que negocia para asumir
Trenes de vía estrecha en el apeadero de la Asunción. FERNANDO OTERO
Trenes de vía estrecha en el apeadero de la Asunción. FERNANDO OTERO

El último sobresalto que se esperaba Feve, el tren de vía estrecha que trata de subsistir en León en medio de la espiral de declive estructural y tecnológica, es tener que compartir dos gestores societarios en la traza que une la capital leonesa y Bilbao.

La apetencia del Gobierno autonómico vasco con las competencias en materia ferroviaria, tanto de operadores como de soporte, afecta a la vía estrecha; la vía León-Bilbao ya sale en los papeles con los que los ejecutivos central y vasco negocian el traspaso del ferrocarril. El tren de la Robla, elemento de referencia para esa legendaria conexión territorial que movió mercancía elemental para el desarrollo económico e industrial de Vizcaya, primero, y mano de obra para hacer realidad la transformación, después, figura en la lista de trazas y enlaces del documento que el Gobierno de Vitoria le ha trasladado al Ministerio de Transportes para cumplir con los objetivo que se enmarcan en el desarrollo completo del estatuto de Guernica.

El futuro tren vasco
Además de las vías que discurren por las provincias vascongadas, incluye enlaces externos

Se suponen claves e indiscutibles en la negociación entre gobiernos las líneas que discurren en exclusiva por la comunidad, se negocian los trayectos Bilbao-Carranza, la Irún-Vitoria, que entra en Navarra. Y se incluye en el relato de la negociación entre las dos administraciones la infraestructura la vía Bilbao-Balmaseda, con un recorrido que está afectado por la futura línea 4 del Metro a Rekalde y cuyo traspaso es clave. El resto de trazados pendientes de resolución a favor de la asunción de competencias por parte del gobierno de Vitoria son Bilbao Abando-Barakaldo-Santurtzi, Bilbao Abando-Barakaldo-Muskiz, Bilbao Abando-Laudio-Orduña, e Irun-Donostia-Tolosa-Brinkola, según describe en una información reciente el rotativo Deia. A pesar de los flecos pendientes en materia técnica y los cálculos presupuestarios, las líneas de tren que salen de la comunidad vasca ya no son obstáculo en la negociación. Se trata de líneas de transporte de viajeros que cuentan con una demanda de servicio mucho más elevada que en otros territorios. El traspaso de las competencias en materia ferroviaria se señala en estado avanzado por parte de los responsables del ejecutivo vasco, en base a la formación de grupos de trabajo dentro de la sociedad Euskotren con la idea de determinar la forma de asumir los servicios que ahora mueven miles de personas por las líneas de Cercanías 1, 2 y 3 que conectan la capital vizcaína con Santurce, Musquiz y Orduña respectivamente, además del trazado de vía estrecha que atiende a las localidades de la comarca de Encartaciones hasta llegar a Balmaseda (lugar emblemático en el paso de la línea e la antigua Feve en el recorrido entre León y Bilbao). Fuentes del sector ferroviario ya han mostrado una reacción de frialdad en torno al devenir de la línea de Feve leonesa y su destino, ante este reto de quedar seccionada en su gestión por parte de las competencias de organismos pertenecientes a dos administraciones diferentes. Un nuevo sobresalto que no figuraba en el plan de tribulaciones de la compañía.

El tren León-Bilbao sale en los papeles del traspaso de los ferrocarriles al País Vasco
Comentarios