sábado 8/5/21
Empresas

Pescaderías Coruñesas amplía su imperio gastronómico en Madrid con Lhardy

El grupo de origen maragato se hace con el emblemático restaurante de la Carrera de San Jerónimo
El grupo maragato Pescaderías Coruñesas se hace con el control del emblema del cocido madrileño. BENITO ORDÓÑEZ

El Grupo Pescaderías Coruñesas, gestionado desde mediados del pasado siglo hasta su fallecimiento hace poco más de un año por el empresario maragato Evaristo García y que ha creado un imperio gastronómico e inmobiliario en Madrid, ha rescatado del concurso de acreedores al emblemático restaurante Lhardy, fundado en 1839, testigo de reuniones literarias, políticas y de negocios que han marcado la historia del país y, también, famoso por su cocido. Los 182 años de historia del negocio tenían comprometida su supervivencia por las deudas acumuladas en los últimos años por sus 14 propietarios, agravadas por las restricciones de la pandemia. Según publicaba ayer Expansión, Lhardy pasa a formar parte del grupo de origen leonés, que asume también a sus 40 empleados y sus proveedores.

Pescaderías Coruñesas no sólo suma así a su oferta gastronómica a uno de los restaurantes más atractivos para el turismo (sobre todo extranjero) de la capital madrileña, sino que añade otro edificio histórico a su potente cartera inmobiliaria actual. Porque con la compra del restaurante y su tienda de delicatessen se hace también con la totalidad del edificio del número 8 de la Carrera de San Jerónimo, que alberga varios pisos de oficinas y viviendas en sus plantas superiores.

Todo el edificio

La operación incluye la compra de todo el edificio en la madrileña Carrera de San Jerónimo

En una zona muy cercana además al lujoso complejo Canalejas, el polo de la nueva ‘milla de oro’ de la capital madrileña, en el que la familia García Azpíroz (Evaristo se casó con Juliana Azpíroz, hija del fundador de Angulas Aguinaga) tiene una importante participación.

El cierre de la operación depende ahora de una due diligence que ultimará el proceso de compra, y permitirá a los nuevos propietarios negociar la deuda con los bancos, para mantener la actividad del emblemático restaurante madrileño. Lhardy fue el primer restaurante en ofrecer menús por escrito, precios fijos y mesas separadas, a principios del siglo XIX. Y ha sido todo un referente de la cocina clásica en el centro de Madrid.

La familia García gestiona y ha visto crecer el Grupo Pescaderías Coruñesas desde 1956. Evaristo García, nacido en Combarros, venía de una familia de arrieros y trabajaba casi desde niño en La Astorgana, repartiendo género a los clientes y atendiendo los pedidos telefónicos. A mediados de siglo surge la oportunidad de comprar Pescaderías Coruñesas, que se había fundado en 1911. Desde los 23 años Evaristo gestionó el negocio, que se consolidó como un de los principales proveedores de pescado y marisco de calidad en la capital madrileña.

Evaristo García entró también en el negocio de la hostelería, primero con la compra del restaurante El Pescador en 1975, y después con O’Pazo en 1981. En 2011 abrieron otro restaurante en Madrid, el Filandón; y en 2014 un negocio nuevo, Catering Albada, con su Finca El Monje.

Ya entonces gestionaban el negocio sus hijos: Norberto (que falleció en 2017); Marta, Diego y Paloma. En 2019, justo antes de la crisis provocada por la pandemia, el Grupo Pescaderías Coruñesas facturaba 38 millones de euros, y tenía alrededor de 300 empleados.

Una de las principales operaciones de los últimos años se centra en la zona de Canalejas, donde se ubicará un lujoso hotel Four Seasons y viviendas y negocios de lujo. La familia García Azpíroz posee en esa zona la casa de Tomás Allende, un histórico edificio convertido en viviendas de lujo y locales comerciales.

Pescaderías Coruñesas amplía su imperio gastronómico en Madrid con Lhardy
Comentarios