jueves. 01.12.2022
Seguridad ciudadana

La Policía Local se arma con drones para extender sus intervenciones y vigilancia

La unidad permitirá auxiliar a los agentes en manifestaciones, revisiones de edificios, incendios e incidencias
Una de las cámaras de seguridad colocadas en 2011 situada dentro del casco antiguo. RAMIRO

Con más de dos centenares de pares de ojos en la tierra dentro de su plantilla de agentes, la Policía Local de León contará a partir de ahora también con visión de halcón en el cielo. El Ayuntamiento de la capital leonesa ha iniciado los trámites para adquirir varios drones con los que ampliar su dotación tecnológica y mejorar la vigilancia policial. Las aeronaves no tripuladas se sumarán al organigrama operativo del cuerpo municipal de seguridad con un amplio abanico de potenciales utilidades, entre las que se citan la «revisión de edificios históricos en mal estado, prevención de incendios, vigilancia de manifestaciones y concentraciones, supervisión de zonas de difícil acceso a pie de calle o reconstrucción de siniestros viales», según se cita en el expediente de fiscalización aprobado para que, en las próximas semanas, se proceda a licitar el concurso público para la adquisición de los equipos.

El plan incide en la conveniencia de dotar a la Policía Local de drones para incorporarlos a la estrategia «León ciudad inteligente 2018-2027». Dentro de esta planificación, los dispositivos se programan como parte de la evaluación de los servicios para «la gestión, mantenimiento de las infraestructuras públicas y equipamiento urbano, la conservación y rehabilitación del patrimonio histórico, o la detección de incidencias en las infraestructuras», como se detalla en el documento que impulsa la actuación.

Formación
Los agentes que piloten los dispositivos tendrán que contar con una titulación específica

La incorporación de los equipos, que comenzó con los Mozos de Escuadra en 2021, se mira en el espejo de la sucesión de pequeñas y grandes ciudades que, sobre todo a partir de la pandemia, han decidido contar con los drones para llegar a más zonas, algunas de ellas de difícil acceso, en menos tiempo. Entre los ejemplos, se citan «usos tan variopintos como el control del covid en la policía municipal de Madrid», el control para «evitar la ocupación de pisos en el caso de la guardia urbana de Barcelona» o la «vigilancia de multitudes y aglomeraciones en la Policía Local de Valladolid».

Como ya ha sucedido en estas ciudades, la entrada de los drones en el equipamiento policial exigirá no sólo su compra, con un precio aproximado de 5.000 euros por unidad, sino también los dispositivos complementarios para su uso y control, como ordenadores, tabletas electrónicas y transmisores. Junto con todo este material, el funcionamiento necesitará que cada uno de los agentes vaya a emplearse en la unidad cuente con una titulación específica, certificada por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa), después de pasar el curso de formación que conllevará un gasto adicional.

La unidad se presenta además como auxilio para otros servicios municipales, como los urbanísticos, Protección Civil o los Bomberos. Los equipos darán una perspectiva de todo el municipio con inmediatez desde un altura máxima de 120 metros, según marca la normativa, y permitirán contar con una perspectiva previa a la intervención directa. Detrás del dron irán los agentes.

La Policía Local se arma con drones para extender sus intervenciones y vigilancia