domingo. 05.02.2023

HAY COSAS que es mejor no saberlas. Ahora ya sabemos que al sector lácteo leonés, en el que hay explotaciones competitivas dimensionadas y muy profesionales -”igual que sus propietarios y gestores-”, se lo van a llevar por delante. Aunque la única razón posible se base en una patraña. Porque no tiene otro calificativo el informe de la UE, en el que se concluye que el sector lácteo leonés no es competitivo. ¿Nooo? ¿Qué es competitivo entonces? Sin llegar a faltar al respeto a las mentes preclaras que realizaron el estudio, igual que ellos han faltado a los cientos de ganaderos que han invertido millones en comprar cupo, que regula Europa, en mejorar la cabaña, en superar cuotas del millón de litros -”a ver cuántas explotaciones de ese tipo se localizan en las regiones del arco noroeste, las únicas que bendice el informe-”, es problable que a León mandaran analistas con vista aguda como culo de botella. De lo contrario no se entiende.

Como tampoco se entiende cómo la clase política leonesa no ha mandado ya una misiva a sus compañeros de partido político en Madrid o en Bruselas. ¿Alguien no se imagina dónde pondrían el grito los políticos asturianos si a un becario de la UE se le ocurre decir que su leche no es competitiva?. Pues eso. A mover el esqueleto, que para eso piden el voto cada cuatro años. Una cosa es que en León no haya industria. Ni láctea ni fontanera. Otra es que se permita decir que la materia prima que se saca de León -”y la leche es otro ejemplo-” no es competitiva. Aquí, hasta ahora lo único que no es competitivo es la clase política que se queda callada ante patrañas y mentiras para no perder la poltrona. Mientras haya un solo ganadero que decida levantarse a las seis de la mañana para ordeñar vacas y dar de comer a su familia sobran estudios de este tono. Y por lo que se ve, políticos en León.

Los políticos duermen a pierna suelta