miércoles 12/5/21
El ferrocarril en el proyecto intermodal

Portugal elige la plataforma de Medina del Campo y aleja a León de la senda logística

El puerto de Leixoes prevé expandir su negocio en la localidad castellana

El avance recorta las perspectivas geográficas de Torneros

undefined
Pancarta de ColproLeón en apoyo a Torneros. FERNANDO OTERO

Torneros se queda al margen de la idea expansionista del puerto de Leixoes, en el extremo del Corredor Atlántico, en la cima de esta estrategia intermodal que apadrina la Unión Europea y por la que suspira desde hace décadas el noroeste, de León a Finisterre.

Leixoes no tiene previsto el noroeste en el concepto expansivo de su negocio; un golpe moral a las perspectivas que la plataforma logística leonesa fiaba a sus posibilidades de subsistencia como enclave para las mercancías por la franja más occidental de la península. El puerto luso es tan importante para esta planificación, que forma parte de las primeras tácticas políticas que indujeron el debate social sobre la oportunidad de que León fuera clave en el movimiento de mercancías, con provecho de su posición geográfica envidiable, que ya le precede desde la época del imperio romano. Leixoes entró en los programas políticos y en las promesas electorales al hilo de la profundidad que guardaba la actividad logística para la provincia leonesa, con un espacio extenso dedicado a clasificar producción, entre un muelle ferroviario y una maraña de autovías. Eso es Tornero.

Pero Leixoes saca León de esa senda logística que ha ideado para culminar la nueva fase de negocio; y piensa impulsar en Medina del Campo una plataforma del tipo con la que sueña León desde hace un par de décadas, y que, de momento, no ha pasado de idea en vísperas de redacción de proyecto de urbanización.

El litoral intermodal
El puerto portugués es referencia de cabecera de toda la estructura del Corredor Atlántico

La proyección de los muelles portugueses en el centro de Castilla en vez del corazón de León y en el perímetro del noroeste fue confirmada días atrás por la máxima autoridad portuaria de Leixoes, al hilo de las ambiciones expansivas de este enclave, que ya da bocados por el litoral portugués y se adentra a tierra firma, a través de Guarda.

Ambiciones nada modestas, como demuestra la promoción de la plataforma de traslado de mercancía en España, en un encaje de actividad similar al que pretende desarrollar Torneros, que va a tener lugar a ciento de kilómetros al sureste de la ribera del Bernesga. El presidente de l puerto de Leixoes relata las razones de ese movimiento voraz: un lugar pequeño en términos de terreno, que compensa esa escasez de metros al lado del mar con una cadena de influencia hacia el interior. Leixoes puede acumular hoy mercancía por un volumen de hasta 650.000 teus; si llega a completar ese movimiento de avance por los cauces que le facilitan las sendas marcadas con brocha gorda en el mapa del Corredor Atlántico, con la plataforma que idea en la localidad vallisoletana de Medina del Campo, Leixoes podrá medir su capacidad de movimiento de mercancías en 1,4 millones teus.

Expansión
Leixoes acomete dos ampliaciones, y un avance hacia el interior alejada de la provincia leonesa

Leixoes justifica su presencia recurrente en el repertorio logístico que mueve al Corredor Atlántico, al que espera añadirse el noroeste, con una cadena de iniciativas en la que su aportación a la plataforma en la localidad medinense no es más que una anécdota. En medio de ese avance hacia el futuro, ya tiene en marca la ampliación de trescientos metros de rompeolas, que acompaña con el mayor dragado del mundo; invertirá en el proceso 145 millones de euros, para permitir la entrada de buques de hasta 6.000 teus, con el objetivo de que pueda atracar en ese punto hasta un setenta por ciento de la flota mercante mundial.

Al tiempo, según descubre la autoridad portuaria, corteja la opción de comenzar a mover mercancía de la factoría automovilística del grupo PSA en Vigo, gracias a su capacidad de enlazar a diario con centroeuropa a través del sistema ro-ro.

La apuesta del puerto luso por Valladolid vuelve a poner en entredicho el compromiso político que se ofrece para el desarrollo de Torneros, en la línea de habilitar movimientos estructurales y económicos que den una perspectiva de futuro a la plataforma logística que vive aún en los bocetos.

El movimiento de Leixoes refresca la última polémica que precedió a la competitividad entre territorios para captar la materia prima que justifica el modelo de la logística intermodal en la cumbre de las iniciativas para el desarrollo económico y social. Hace pocos meses, la estructura orgánica de los sindicatos de clase de Valladolid y la autonomía fijaron su posición al respecto con un apoyo manifiesto al desarrollo de la plataforma de Medina del Campo; aquel gesto sindical desató críticas en colectivos políticos y sociales de León; el alcalde de la ciudad no ocultó la desazón que le producía aquella apuesta latente, que ahora Leixoes convierte en manifiesta.

Portugal elige la plataforma de Medina del Campo y aleja a León de la senda logística
Comentarios