martes 19.11.2019
DIPUTACIÓN

El primer presupuesto del gobierno PSOE-UPL llegará a los 135 millones de euros

Las cuentas, sujetas a un plan financiero, podrán crecer el 2,5%
Frontal del Palacio de los Guzmanes, sede del gobierno de la Diputación de León. RAMIRO
Frontal del Palacio de los Guzmanes, sede del gobierno de la Diputación de León. RAMIRO

El primer presupuesto que elaborará el equipo de gobierno PSOE-UPL en la Diputación de León estará condicionado por una medida de control heredada de la anterior gestión; no podrá incrementar el gastó en más de un 2,5% con respecto al ejercicio actual, en atención a lo dispuesto por la norma de estabilidad que se aplicó desde instancias superiores, después de que en el manejo de las cuentas del año 2017 se advirtiera una irregularidad con el techo de gasto, que se superó por encima del límite permitido para la institución,


Por eso, la elaboración de cuentas en la Diputación de León quedó sometida a la custodia de la administración autonómica, prevista para estos casos de desajuste en alguno de los parámetros financieros que regular el control del dinero público. Los fondos dispuestos para el ejercicio actual ya se regularon mediante ese procedimiento de tutela, de la misma forma que va a suceder con el presupuesto que habrá de elaborarse para la próxima anualidad.

 

En virtud de ese margen previsto de antemano, la Diputación de León podrá disponer en el siguiente ejercicio de un presupuesto de 135 millones de euros, que supera en casi cuatro la cantidad límite que se aprobó para atender la gestión de la institución leonesa para el ejercicio en curso.

 

A ese techo se deberá atener el ejecutivo, que estrenó el pasado verano la responsabilidad de gobierno. El corsé va a intervenir de alguna u otra manera en las intenciones de los nuevos rectores de la administración provincial, que desde que accedieron al cargo no ocultaron su intención de elevar las cuantías destinadas a los capítulos de inversión para las zonas rurales de la provincia, mientras se amolda la alfombra financiera a reducir de forma progresiva las cuantías destinados a personal y gastos corrientes. Esa mención presidirá todas las acciones emprendidas en todas las áreas gubernamentales del Palacio de los Guzmanes, con el fin de logra una administración más moderna, ágil y eficiente con la función que le toca desempeñar en el dinamismo de la inmensa mayoría de los términos municipales de León.

 

Todo este soporte de control impuesto se desenvuelve al margen de disponibilidad económica que maneja la hacienda provincial, con una liquidez superior a los 130 millones de euros en caja.

 

El esquema de gasto al que hace frente la Diputación de León se sujetará a ese plan económico financiero que acordó el anterior equipo de Gobierno con la administración autonómica, que supervisará la operación; habrá holgura para definir otros propósitos, el fin de las inversiones, y el molde en el que se vaya a definir el planteamiento general del presupuesto. En ello trabaja el ejecutivo socialista y leonesista que, cuando llegó a la gestión, se vió obligado a frenar disposiciones anteriores adoptadas la pasada primavera por el anterior equipo de gobierno; previo a las elecciones locales, se dictaron encomiendas a los diferentes jefes de servicio y área para la elaboración del presupuesto del próximo año. Por eso, una de las primeras decisiones adoptadas por los actuales gobernantes fue comunicar nuevas directrices.

El primer presupuesto del gobierno PSOE-UPL llegará a los 135 millones de euros