jueves 22.08.2019
INVERSIONES PARA LEÓN

El principal cliente de ADL Biopharma lanza un negocio millonario de cannabinoides

La compañía californiana Amyris, que se nutre de la fermentación de Antibióticos, lidera el derivado de marihuana en USA
El principal cliente de ADL Biopharma lanza un negocio millonario de cannabinoides

Un proyecto de Amyris agita el mercado químico y farmacéutico. Y el Nasdaq. La sociedad acaba de informar sobre un acuerdo de 255 millones de dólares para convertir el azúcar en químicos de cannabis, a las puertas de una nueva era para este producto, una era de marihuana sin plantas.

De este acontecimiento que protagoniza la firma norteamericana, asociada de ADL Biopharma en un proceso productivo a través de los sistemas de fermentación de la planta industrial en León (en las instalaciones de la antigua factoría de Antibióticos) se advierte un plan para emplear esa tecnología de la fermentación para transformar el jarabe de caña de azúcar en los ingredientes activos que se encuentran en la marihuana, según informó la compañía californiana a través de un comunicado.

Amyris ya trabaja con levadura modificada de manera genética que excreta moléculas de diseño para hacer edulcorantes y productos para el cuidado de la piel, en un proceso de fermentación que motivó su alianza con la leonesa ADL. El resultado de esta transformación se puede utilizar en productos de consumo para la alimentación o bebidas, elementos de higiene corporal, perfumería o cuidados de la piel.

Amyris explicó que en su acuerdo con un socio no revelado, destinado a desarrollar y comercializar productos cannabinoides, incluye pagos durante tres años, después de que se firme ese contrato definitivo, que podría traducirse en ingresos en efectivo de 255 millones de dólares una vez que la iniciativa resulte comercialmente viable.

El enfoque inicial del negocio, tal y como recogen las agencias y portales de información económica estadounidenses que se hacen eco de este movimiento, se basa en obtener cannabidiol, (CDB) la molécula utilizada para tratar afecciones médicas, tales como la ansiedad o el insomnio.

Aunque tanto Amyris como los asociados en este proceso de obtención a través del sistema de la fermentación señalan la multitud de moléculas de cannabidiol que tienen usos médicos y terapéuticos sin ser psicoactivos, tal y como expusieron portavoces autorizados de la compañía.

«Compartimos la misión de nuestros socios para convertirnos en el líder en productos de cannabidiol de origen sostenible a corto plazo, con el objetivo de habilitar el producto en los mercados mundiales de bebidas y cuidados de la piel», indicó el director ejecutivo de Amyris, John Melo, a través de un comunicado.

La idea de Amyris compendia en Estados Unidos otros proyectos industriales y químicos que tienen el objetivo de fermentar cannabinoides; un productor de marihuana, Cronos Group, impulsa un proyecto de 122 millones de dólares con Ginkgo Bioworks; mientras, Organigram Holdings desarrolla una inversión de más de siete millones de dólares para tener mercado en este sector, incipiente.

El anuncio de Amyris, cliente asociado de ADL Biopharma en las líneas de fermentación, tuvo una respuesta inmediata en su cotización en la Bolsa; creció un 41%.

El principal cliente de ADL Biopharma lanza un negocio millonario de cannabinoides