jueves 9/12/21

La ampliación reconocida a Alsa deja fuera del alcance del mandato municipal la finalización del contrato del autobús urbano. El plazo acaba con una de las promesas estrella lanzadas en campaña como José Antonio Diez para hacerse con la Alcaldía: la «gratuidad del transporte público para los empadronados», según consta en el programa, en el que se recogía que potenciarían «el transporte público, reordenando horarios, frecuencias y rutas, implementando carriles bus y actuando en Santo Domingo (intermodalidad y alivio de la saturación actual) de forma que este servicio se adapte a las necesidades reales de los usuarios». Además, se hacía constar que encargarían un «estudio de la municipalización del servicio y mejora de las condiciones de los trabajadores».

La gratuidad, que se aclaraba después que no sería completa, sino que se dejaría en un coste del billete testimonial de 0,10 euros, queda condicionada por el compromiso con Alsa. La empresa concesionaria traslada cada ejercicio una factura de cerca de 7 millones de euros de los que se detraen los 2,8 millones de euros de ingresos por billetaje, lo que deja una diferencia de 4,2 millones de euros. Este déficit, que llegó a ser de 6,3 millones de euros en el ejercicio 2011, coincide con la cifra que el equipo de gobierno estimaba que podría lograr en la reducción de un nuevo contrato o mediante la gestión directa, siempre y cuando se cerrara la integración con el transporte interurbano que depende de la Junta.

Las negociaciones con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente estaban avanzadas en los últimos meses e, incluso, se había llegado al compromiso de que antes de final de año se cerraría el diseño de la red integrada, en la que León contaría con menos líneas, más frecuencias y un intercambiador fuera del centro en el que se transbordarían los buses azules del área metropolitana.

La consecución del objetivo encuentra el obstáculo de la prórroga. El contrato de las líneas dependientes de la Junta ya ha vencido. Su concesionaria es también una filial de Alsa. En la negociación ahora la empresa tiene un nuevo as.

La promesa estrella de Diez del billete gratuito se queda en nada
Comentarios