viernes. 31.03.2023
undefined
Los radares Velolaser son mucho más pequeños que el resto y pueden moverse sin problemas y de forma rápida. DL

A los radares fijos, de tramo, móviles y aéreos, regulados por la Dirección General de Tráfico, se han sumado ahora unos nuevos dispositivos, los Velolaser, que son bastante más pequeños y pueden ser controlados a distancia.

Estos nuevos cinemómetros se han colocado en las últimas semanas en aquellos puntos negros de las carreteras en los que más accidentes se registran. Hay que estar muy atentos. Pasan desapercibidos, por lo que desde el punto de vista de los agentes de Tráfico son mucho más efectivos a la hora de identificar a los coches cuando incumplen las normas de circulación, tal y como advierte Mapfre en su página web.

Estos radares también ofrecen una mayor versatilidad de uso, ya que se pueden instalar en diferentes soportes (trípode, guardarraíl, cabina, vehículo, etc.). Su fácil manejo, transporte y montaje permite a las autoridades controlar la velocidad de una forma rápida y sencilla desde distintos emplazamientos según las circunstancias del tráfico. Según la información del fabricante, es posible colocar estos radares en menos de un minuto.

Estos dispositivos móviles permiten detectar los coches, camiones o motos que circulan a una velocidad de hasta 250 km/h independientemente del carril por el que se desplacen, ya sea de uno o ambos sentidos, y tanto de día como de noche. Gracias a que estos radares se pueden controlar en remoto, los agentes se pueden situar a una distancia máxima de 50 metros de la ubicación del radar para controlarlo desde cualquier dispositivo móvil por WiFi o a una distancia ilimitada en el caso de que se maneje con conexión 3G o 4G, informsa Mapfre.

De esta forma, si el cinemómetro detecta una infracción de velocidad, cuando el vehículo llegue al punto donde se encuentran las autoridades, será detenido y multado en el momento. A través de la tecnología LIDAR que consiste en un sensor láser, los radares Velolaser pueden determinar la velocidad de una forma mucho más sutil, sin que sean descubiertos por los detectores de radar.

El funcionamiento de estos dispositivos es similar al del resto, es decir, cuando detecta un vehículo que excede la velocidad máxima en una vía, realiza varias fotografías del mismo que se almacenan en una tarjeta de memoria SD. No obstante, para poder realizar una labor más exhaustiva, estos radares son capaces de diferenciar cada tipo de vehículo para activarse al sobrepasar una determinada velocidad.

Otra de las peculiaridades de los radares Velolaser hace referencia a su capacidad para calcular la distancia de seguridad y además, no sólo mide los excesos de velocidad en carretera, sino también en los entornos urbanos.

¿Qué son y cómo funcionan los radares Velolaser?
Comentarios