domingo 16.02.2020
ACTIVISMO

Ramiro Pinto anima con su huelga de hambre a la «legítima defensa» de las personas en paro

Ramiro Pinto anima con su huelga de hambre a la «legítima defensa» de las personas en paro

De los tejados de Riaño a la acera de Gran Vía de San Marcos, la vida de Ramiro Pinto está marcada por la lucha y por las causas perdidas. El veterano activista era un joven soltero cuando resistió los últimos días de Riaño antes de que el valle fuera anegado por las aguas del pantano.
Ahora tiene 52 años y es padre de cinco hijos. Entonces y ahora cuenta con el apoyo de Yolanda Prieto, su esposa. «Derrota tras derrota llegaremos a la victoria», asegura. Y no todo han sido causas perdidas, matiza, mientras recuerda que su hijo mayor, Rayo (de Ramiro y Yolanda), fue inscrito de oficio como Ramiro hasta que, meses después, cambió la ley y el Registro Civil rectificó por mandato legal.

Hoy, Ramiro Pinto, cumple dos días en huelga de hambre para exigir que «todos los parados tengan prestaciones». Lo que empezó como una reclamación individual porque le retiraron la ayuda de desempleo se ha convertido en una batalla por «la dignidad de los parados», subraya.
Sentado en un taburete frente a la sede de la Dirección Provincial de Trabajo —Ministerio de Empleo y Seguridad Social— y una botella de agua encima de la mesita de camping, Pinto señala que la suya es una «respuesta pacífica ante las agresiones y la violencia que se ejerce desde la ley hacia las personas en paro». Cree que hay un momento que hay que decir «basta» y se muestra dispuesto a «resistir y luchar», sin comer y «bien hidratado». Duerme detrás de las rejas de la sede de Trabajo y a las siete de la mañana vuelve a su puesto en la banqueta.

Numerosas personas y colectivos sociales se acercan a mostrarle su apoyo. Y su habitación al aire ya ha sido decorada con carteles y folios que recogen los deseos de la gente. Una de ellas dice: «¡Obrero en paro: escucha. Por tu pan es esta lucha. Por un mundo distinto apoya a Ramiro Pinto!». Él se ha puesto uno más grade con el hastag #desempleodigno. «Es legítima defensa. Se han perdido 23.000 prestaciones por desempleo en Castilla y León y no sabemos a dónde va ese dinero», añade.

Ramiro Pinto anima con su huelga de hambre a la «legítima defensa» de las personas en paro