domingo. 03.07.2022

Renfe avanza nuevas retiradas del material del AVE en la línea de León

La compañía repetirá en abril el mismo fenómeno de 2019: composiciones Alvia en vez de 112

León nunca sale por cuestiones positivas en los boletines internos de Renfe; la última referencia, confirma la norma. La compañía ferroviaria anuncia cambios de material en la línea del AVE. Como es de costumbre, no para mejor. En próximas fechas, a comienzos de abril, se procederá a sustituir la unidad del 112 que cubre el trayecto entre León y Madrid por el 730; una variante de las locomotoras motrices de los Alvia, anterior al 130, y que dispone de dos fuerzas de alimentación; la eléctrica y la del motor diésel.

En los sectores ferroviarios ha sorprendido el anuncio de la compañía pública; no porque adelante la rebaja de las condiciones que presta en el servicio entre León y Madrid por la vía de alta velocidad. Sí, porque no es costumbre avanzar el movimiento, la sustitución, a la que ha recurrido de forma intermitente en los últimos meses, con especial incidencia a finales del año 2019 y comienzo del 2020, cuando el AVE a León recorrió el filo de un abismo.

La compañía da opción a los usuarios que hayan reservado el billete para las fechas en las que en lugar de 112 se viajará a ritmo de la máquina híbrida del Alvia a que reclamen la devolución de l importe que supone el importe del billete cuando se trata de un asiento en alta velocidad o en los sucedáneos que acompañan el tránsito por esta plataforma; con menos dotación, menos espacio, menor velocidad.

Los cambios de material en la línea del AVE a León se leen en clave apocalíptica en círculos ferroviarios, que saben de las fuerzas internas que auguran un cambio imparable en el modelo, en las frecuencias y en discurso de las conexiones entre León y la capital de España.

Todo el temor, a expensas de que se vaya a completar el proceso de transformación del modelo 112 en Avlo, previo paso por los talleres punteros de mantenimiento de la compañía (entre los que tampoco se encuentran los centros de trabajo de León) y que va a dar como resultado un nuevo panorama en el parque móvil base de la alta velocidad en España. El pato, que hizo popular el perfil del AVE por el territorio español allá donde se extensión este sistema y frecuencia por la alta velocidad, adopta el distintivo del color violeta y el espacio interior más constreñido, para incrementar el número de plazas hasta aproximarlas al medio millar y poder mantener la exigencia comercial que impone la entrada de los franceses de doble piso y los italianos del Frecciarrossa.

León está al margen de las líneas por las que va a operar el nuevo mercado comercial de viajeros en España, liberalizado; pero sujeto a los daños colaterales de esta guerra abierta por conseguir pasajes en las frecuencias de las principales ciudades españolas; en los corredores que se abren entre el centro y la España poblada; el sistema radial, elevado a la potencia máxima.

Hace año y medio, la estación de León vivió un episodio similar a este que ahora anuncia Renfe, que se va a producir a comienzos de abril, y que de momento, resultará temporal. Alvia por AVE; menos prestaciones, menos velocidad; menos confort. En círculos ferroviarios, la medida se interpretar como un nuevo episodio en el proceso de retirada del 112, que los cargos locales de la compañía se empeñan en negar, a pesar de los cuadros de mallas.

Renfe avanza nuevas retiradas del material del AVE en la línea de León