jueves 26/5/22

Las secciones civiles de la Audiencia están necesitadas de al menos una persona profesional más, circunstancia que se extiende a los juzgados del orden Penal y a una sala de Primera Instancia, como mínimo. Estos datos ya fueron reflejados en la memoria de necesidades presentada al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

Una de las principales causas de la elevada cifra de vacantes existente en la actualidad es la distinta evolución de la planta judicial —las plazas en órganos judiciales— y del escalafón de la carrera judicial —el número de jueces—.

Así, el 1 de enero de 2014 había 5.373 jueces y magistrados en el escalafón, mientras que la planta judicial era de 5.230 plazas; mientras que el pasado 1 de abril el escalafón contaba con 5.521 jueces (148 más) y la planta ascendía a 5.726 plazas (496 más).

El Consejo estima que a finales de 2023 el déficit de jueces, teniendo ya en cuenta los ingresos que se producirán hasta esa fecha, será cercano a los 200. La situación es especialmente grave en los órdenes jurisdiccionales civil y social, que en los últimos años han experimentado un importantísimo incremento de la litigiosidad.

El resto serían en la Audiencia, Penal y para una sala de Primera Instancia