lunes 16/5/22

La estación de esquí de San Isidro, gestionada por la Diputación de León, ha registrado las mejores navidades de la última década con cerca de 35.300 usuarios entre el 24 de diciembre y el 9 de enero, ha informado la institución provincial este domingo en un comunicado.

Este auge contrasta con la estación de Valle Laciana-Leitariegos, que cerró temporalmente el 26 de diciembre por la escasez de nieve y sigue a la espera de poder retomar la temporada en cuanto sea posible.

En las instalaciones de San Isidro, ubicadas en Puebla de Lillo, se ha podido disfrutar de una media de veinte kilómetros esquiables distribuidos en diecinueve pistas alpinas y con unos espesores de entre 40 y 130 centímetros de nieve de buena calidad.

La meteorología, no obstante, no ha sido regular durante todos estos días, pues se han alternado los días soleados con las jornadas de nevada y viento.

El día de mayor afluencia fue este pasado sábado, 8 de enero, en el que la estación completó el aforo previsto para la oferta esquiable de ese momento apenas unas horas después de su apertura.

En torno a 4.500 personas pudieron disfrutar de una extraordinaria jornada de nieve en los cuatro sectores de la estación: Cebolledo, Riopinos y Requejines abiertos para el esquí, y las laderas nevadas de Salencias para lanzarse con trineos y jugar con la nieve.

Esta buena temporada de nieve en la estación de San Isidro se ha notado también en los establecimientos hoteleros y hosteleros del entorno por la enorme afluencia de visitantes procedentes, sobre todo, de Castilla y León, Asturias, Galicia y Portugal.

Uno de los momentos más esperados cada año es la tarde de Reyes y el descenso nocturno con antorchas de los Reyes Magos y sus pajes por las pistas de Cebolledo, con fuegos artificiales y caramelos, que este año se celebró mientras nevaba.

Además, el día de Reyes, en la cafetería del Rebeco se pudo disfrutar también de un espectáculo de luces y color en directo.

La estación registra los mejores datos en diez años