martes 25/1/22

El sindicato de Enfermería Satse exige a Sacyl medidas que atajen las agresiones, ya que las enfermeras acapararon el 39,3% de los ataques a todo el personal sanitario en 2020 en la Comunidad, pese al descenso de esas situaciones en términos globales. Satse recuerda que las enfermeras son la puerta de entrada al sistema sanitario y este problema «se suma a las malas condiciones laborales y retributivas que están sufriendo».

Según los datos del Observatorio de Agresiones a Sanitarios de Castilla y León, de los 463 trabajadores agredidos en 2020, 182 fueron enfermeras, una cifra que para Satse supone un «problema grave» porque sigue siendo el colectivo sanitario más afectado y porque, aunque el total de trabajadores agredidos desciende un 11,1% frente a los datos de 2019, en el caso de las enfermeras esa disminución es solo del 5,2%». En el Hospital de León, las agresiones al personal aumentaron un 3,3% frente al 24% autonómico. El sindicato reclama a la Junta que ponga en marcha más medidas, tanto de protección como organizativas, que atajen este problema, «ya que es intolerable que acudir a su puesto de trabajo suponga un riesgo para los profesionales de enfermería».

También indican que la Consejería de Sanidad «debe adoptar todas las medidas y actuaciones necesarias a nivel preventivo y de actuación en defensa del profesional tras ser agredido». Tampoco descartan que al ser un colectivo mayoritariamente femenino, eso pueda «estar incidiendo en que se produzcan más ataques contra estas profesionales sanitarias por ser mujeres».

El 41,4% de las agresiones tuvo como posible causa desencadenante la disconformidad con la atención recibida, «de lo que se deduce que la falta de personal sanitario suficiente para cubrir las necesidades asistenciales y la dificultad en la asistencia que se ha producido en el último año por la pandemia genera conflictos en la atención que acaban pagando los propios profesionales.

Satse pide medidas para proteger al colectivo, que sufre el 40% de agresiones