lunes 20.01.2020
Polémica vecinal

Se acabó el baile del domingo

Los mayores recogen firmas para que el equipo de gobierno, que ha cambiado la actividad por falta de conserjes, vuelva a la agenda ordinaria
Imagen de archivo de uno de los bailes de mayores en el centro de Mariano Andrés. JESÚS F. SALVADORES
Imagen de archivo de uno de los bailes de mayores en el centro de Mariano Andrés. JESÚS F. SALVADORES

Los viernes no les viene bien a muchos de ellos, que tienen que «estar al cargo de familiares», como explican desde el grupo municipal del PP. Por eso, los mayores de los centros cívicos de la ciudad se han puesto a «recoger firmas en contra de la decisión municipal de cambiar el baile de los domingos», como trasladó la popular Aurora Baza, exconcejala de Bienestar Social, quien incidió en que se trata de «la actividad que tiene más participación de todas las programadas».

La recogida parte de los usuarios del centro cívico de Mariano Andrés, que han sido los primeros en levantar la voz por la modificación decretada por el nuevo equipo de gobierno municipal del PSOE. El cambio se debe a una reorganización interna, según argumentan los socialistas, quienes insisten en que no hay conserje los domingos, por lo que no puede darse el servicio como sucedía hasta el momento salvo que se pague a otra personas por acudir durante las horas que se celebra la actividad. Como solución, insisten en mantener el mismo esquema de funcionamiento, una vez cada dos semanas, pero con el viernes como jornada para que los mayores no sólo del barrio sino del resto de la ciudad utilicen las dependencias de la calle Frontón.

El PP reclama a Diez que vuelva a poner el baile de los domingos, que es la actividad más demandada

A rebufo, la eliminación de los domingos afecta también a los mayores del centro cívico Crucero. El nuevo calendario hace que el baile en las instalaciones de la avenida de la Magdalena se pase para el sábado, a las 20.00 horas, una vez cada dos semanas, con la falta de personal municipal para atender la apertura y el cierre como motivación para modificar la jornada que hasta el momento era costumbre: justo el domingo alterno que no se hacía en Mariano Andrés. Como resultado, el cerca de un centenar de personas de media que bien acudían a uno u otro e, incluso, a las dos espacios, se quedan sin opción para poder disfrutar de la actividad en la jornada dominical y, en algunos casos, sin ninguna por sus obligaciones familiares.

Los mayores se quejan de que los viernes y sábados  no pueden porque tienen "obligaciones familiares"

Baza insiste en que las modificaciones provocan un trastorno para los mayores, sobre todo los viernes, dado que «muchos de ellos no pueden acudir al estar en muchos casos al cargo de familiares, especialmente de nietos».

A pesar de que la postura parece asentada, la representante del grupo municipal del PP insiste en trasladar el malestar de los usuarios, incluso antes de que hagan entrega de las firmas que han empezado a recoger. Estos avales hacen que Baza reclame al alcalde de León, José Antonio Diez, y a la concejala de Mayores, Lourdes González, que «recapaciten sobre esta decisión y vuelvan a programar el baile los domingos, día en el que más personas pueden acudir».

La reclamación incide sobre una actividad asentada hace años en la agenda municipal. La aceptación se ha mantenido firme, salvo en los dos años en los que el Ayuntamiento decidió cobrar dos euros por la asistencia. Ahora, los populares alertan de que el cambio podría volver a afectar a la asistencia de un servicio que venden como un éxito.

Se acabó el baile del domingo