jueves 24/9/20
Un mercado saludable para León

El sector salud, con gran potencial, afronta el reto de convertirse en un pilar de la economía

Sólo las seis grandes compañías biotecnológicas de León dan empleo a 1.600 personas y facturan 182 millones
Un trabajador de Insud Pharma efectúa labores del preparado de los medicamentos hormonales. JESÚS F. SALVADORES
Un trabajador de Insud Pharma efectúa labores del preparado de los medicamentos hormonales. JESÚS F. SALVADORES

En esa secuela que deja el Covid-19 de repensar y reorganizar el sistema sanitario para afrontar con éxito futuras pandemias, queda claro que la investigación biomédica y la innovación en salud deben colocarse en el medio del tablero, según los expertos. Si un virus de nanomilímetros ha sido capaz de poner de rodillas a la Humanidad, opinan que para levantarse de pie se necesitan nuevas armas, reconocer el valor incalculable que posee la asistencia sanitaria y reforzar el sistema de I+D con soluciones de prevención, diagnóstico y tratamiento.

Desde el Cluster de Salud de Castilla y León (Biotecyl), su gerente Ana Victoria Pérez, valora «el ecosistema empresarial» que ya existe en ese campo en la provincia, «que es bastante rico, además de representar una apuesta de futuro y una oportunidad», según indica.

Syva, Biomar, Insud Pharma, ADL, Laboratorios Ovejero, Mabxience, Cellus, León Research, Amri, los investigadores de la Universidad, del Hospital y de Atención Primaria forman ya un tejido en León que podría crecer y convertirse en la esperanza de la economía leonesa, según valora, si reciben apoyos y reconocimiento. De hecho sólo las seis grandes biotecnológicas asentadas en León facturan 182 millones y dan empleo a 1.600 personas, el doble que hace una década.

Pero junto a ellas, la salud necesita a las empresas tecnológicas que son fundamentales por la relevancia de los datos informáticos y la digitalización; al sector veterinario donde León destaca e incluso a la construcción, «porque cada vez está más claro que el entorno en el que vivimos también forma parte de nuestra salud», señala.

El patógeno ha hecho que lo sanitario cobre una relevancia desconocida hasta ahora, mientras derriba otras parcelas sumergiéndolas en una grave crisis económica. Por eso cree que es el momento de cambiar el modelo y apostar por el desarrollo del conocimiento, lo que lleva al sector de la salud a afrontar el reto de convertirse en un pilar de la nueva economía.

En ese sentido, el Cluster ve «fortalezas que no sólo permitirían a León y a la Comunidad convertirse en referencia, sino generar esa independencia de proveedores de salud, crear riqueza y empleo». Pérez insiste en que «es un sector estratégico y de futuro» y que se posee «la capacidad científico-técnica para crear un ecosistema puntero en el contexto de Castilla y León». También reconoce que aunque no constituya un sector tradicional frente a la agricultura, ganadería o minería, «es su momento y hay que cambiar dinámicas».

Entiende, no obstante, que en ese conjunto figuran varias pymes leonesas de salud animal y humana que necesitan «incentivos para llevarlas a un estatus de mediana empresa que les dé mayor entidad y permita a la provincia ser más autónoma» a la hora de afrontar crisis sociosanitarias «y con más garantías, porque con el Covid quedó de manifiesto que ni siquiera nos ampara estar en la UE porque cada país se quedó con sus recursos y no los dejó salir, así que hay que buscar la manera de proveerse en casa».

Biotacyl es un nodo que conecta empresas, administraciones y sociedad en el ámbito sanitario y que aglutina a una treintena de entidades que van desde delegaciones de multinacionales a pequeñas empresas, pasando por centros y parques tecnológicos, hospitales, organismos de investigación, asociaciones de pacientes y hasta el propio Sacyl. A lo largo de la pandemia, el Cluster detectó multitud de carencias y falta de recursos sanitarios que en realidad sí existían en la Comunidad, «pero que no estaban identificados y cuya puesta a disposición hubiera permitido una respuesta más rápida», admite.

Estratégico y de futuro
«Se posee la capacidad científico-técnica para crear un ecosistema puntero que cree riqueza»

Para subsanar ese error, Biotacyl está elaborando un informe que saque a la luz a todos los grupos de investigación públicos y privados que funcionan, las empresas del ramo y los recursos que se podrían proporcionar en la actualidad. Ese catálogo servirá para proponer medidas que impulsen y pongan en valor el gran tejido biotecnológico y de salud que ya existe, entre ellos, los ultrasecuenciadores, unas máquinas de 2,5 millones que se descubrió manejaban varios grupos investigadores y que se pudieron poner a disposición de la sociedad avanzada la pandemia.

Junto con los incentivos, ven que las empresas de salud necesitan acceso a la financiación, ayudarles en la tramitación de las ayudas europeas y en la internalización, además de fomentar la trasferencia privado-público. «Muchas juegan con desventaja, porque otras comunidades poseen oficinas en Bruselas para facilitar las ayudas a los centros de investigación y aquí no. Se ha hecho un gran esfuerzo en ese área, pero queda reforzarlo», matiza Pérez.

El 6,5% del PIB
Sacyl y la Consejería de Sanidad manejan más de un tercio del presupuesto de la Comunidad

Además, el Informe Anual del Sistema Nacional de Salud publicado el pasado diciembre indica que el gasto sanitario público en Castilla y León supone el 6,5% del PIB autonómico y que la Comunidad dedica 1.467 euros por habitante, una cifra por encima de la media nacional, que se queda en 1.332 euros. La Gerencia Regional de Salud y la Consejería de Sanidad manejan más de un tercio del presupuesto así que tienen un peso fundamental en la economía a través de gastos en personal, adquisición de bienes y servicios e inversiones. Sin embargo, el sector de la salud abarca mucho más que esa atención sanitaria directa y visible. En realidad, teje una maraña de conexiones con la docencia y la investigación de la Universidad (de gran prestigio en el área biomédica), los centros de investigación y las empresas privadas que innovan y tienen un papel creciente en la economía.

«La definición de nuestro sector es cada vez más amplia y la salud es bienestar, por eso dentro del Cluster hay compañías muy diversas y constituyen un motor económico importante», comenta. Es más, considera que el sector está llamado a ganar más peso en la economía tras la pandemia por dos motivos. «Primero, porque deberíamos haber aprendido que hay que estar preparados y la prevención es fundamental para no volver a sufrir una situación similar. Segundo, los centros de investigación y las universidades son clave en la lucha contra los virus», así que Biotacyl ve que las administraciones tienen que invertir para buscar soluciones. «La pandemia se puede repetir y las instituciones deben estar preparadas con partidas presupuestarias mucho más importantes».

Llamado a ganar peso
Biotecyl cree que el sector crecerá porque es preciso estar preparados frente a posibles pandemias

En el ámbito de la salud en la provincia y en la autonomía existen muchos proyectos incipientes «que se podrían fortalecer y dar lugar a un sector que realmente fuera importante». Esta apuesta por el desarrollo basado en el conocimiento sería estratégica y León dispone de muchas características a su favor, como el factor del envejecimiento, que puede ser objeto de muchos proyectos de investigación e innovación para los que existe abundante financiación por parte de la Unión Europea.

Hay centros punteros, pero sería deseable, según Pérez, mejorar la transferencia del conocimiento desde la investigación en ciencia básica a las empresas, para que todas las innovaciones que se están desarrollando finalmente mejoren la salud de los pacientes en los hospitales. Otra clave sería que el personal altamente cualificado que se forma en León no tuviera que desplazarse para desarrollar su carrera profesional. «Hay mucho talento y tenemos que ser capaces

El sector salud, con gran potencial, afronta el reto de convertirse en un pilar de la...