domingo. 03.07.2022

Las empresas leonesas de carne y sus productos derivados representan el 33% de las cien autorizadas para utilizar el marchamo de la Junta; las de vino son el 17%, galletas bollería y dulces suman el 11%, el mismo porcentaje que los lácteos y derivados, el 10% corresponden a las legumbres y el 7% a conservas. Valladolid lidera el número de empresas con la etiqueta del corazón amarillo en sus productos, seguida por las provincias de Salamanca y Burgos. León aparece en cuarto lugar en una relación en la que Segovia, Zamora, Palencia, Ávila y Soria completan el ránking. De acuerdo a una reciente auditoría para conocer el alcance del corazón amarillo entre consumidores y productores, el 54% de los primeros aseguraron conocerla, especialmente en la zona centro del país, donde se convierte así en la más reconocida. Según la Junta, siete de cada diez empresarios asociados a esta etiqueta destacan la importancia que tiene en su negocio y nueve de cada diez reconocen que ha tenido un impacto positivo de hasta un 15% en sus ventas. «Es altamente valorada y realiza actuaciones de promoción para que las empresas puedan acceder a todo tipo de mercados», dice Jorge Llorente.

Sectores con corazón amarillo