jueves 2/12/21
POLÍTICA ■ LS SUCESIÓN DE HERRERA

Silván opta a liderar el PP con el aval de Herrera y las cinco provincias mayoritarias

La renuncia de Herrera a presentarse deja al alcalde de León y a Mañueco como aspirantes a candidato a la Junta.
Herrera y Silván, en el acto celebrado en el Ritz en febrero de 2016 donde se decantó. RAQUEL P. VIECO

m. romero / m. c. cachafeiro/ á. caballero | león

Aunque todavía quedan más de dos años para las elecciones a la presidencia de la Junta, ayer se abrió la veda para decidir qué habrá después de Juan Vicente Herrera. La levantó el propio dirigente autonómico con el anuncio de que no optará a la presidencia del PP, después de nueve días en los que ha intentado agrupar voluntades para configurar una única candidatura con el alcalde de León, Antonio Silván, como su sucesor. Sin resultado por el empeño del regidor de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, de discutir el cargo, a media tarde se apartó a un lado para que sean los afiliados del partido quienes elijan.

No evita esta decisión que el aval de Herrera ampare al dirigente leonés, como quedó patente en la conferencia organizada para exhibirlo hace un año ante la cúpula nacional del partido y los poderes económicos en el hotel Ritz, donde dejó el titular de que es «muy partidario de Silván por su forma de ser y de estar». A su rebufo, el alcalde de la capital leonesa concita además los apoyos mayoritarios de León (218 compromisarios), Valladolid (143), Palencia (91), Ávila (91) y Burgos (85), mientras que su adversario se acantona por el momento en Salamanca (130), Zamora (113) y Segovia (81), con Soria dividida (47) y los miembros natos (213) disciplinados en su mayoría a dar su respaldo a quien diga el todavía líder.

A la espera de que hoy a las 20.00 horas se cierre el plazo de candidaturas, que podría sumar una tercera alternativa, Silván parte con ventaja sobre el papel. Aunque Fernández Mañueco confía en que el respaldo del zamorano Fernando Martínez Maillo, número tres del partido a nivel nacional y enfrentado a Herrera, le ayude a ganar terreno con la hipotética vitola de la bendición de Génova. En cambio, otros miembros del núcleo de confianza de Mariano Rajoy, como María Dolores de Cospedal, Ana Pastor o la ministra Isabel García Tejerina se decantan a favor del alcalde de León.

Dos votaciones

El resultado se medirá en un proceso que cuenta con dos votaciones. En la primera ronda, que se celebrará el viernes de la próxima semana, tendrán derecho a voto todos los afiliados que estén al día en el pago de las cuotas y además se inscriban antes del jueves. De estas urnas, donde se podrá medir el apoyo por provincias y juntas locales, cabe la opción de que salga el ganador directo. Se proclamaría si aúna tres condiciones: lograr más del 50% de los votos —algo lógico en una contienda de dos alternativas, salvo que el grado de abstención sea muy alto—, ganar en 5 de las 9 provincias y obtener una diferencia de 15 puntos con respecto al adversario directo.

Este último requisito complica la consecución a la primera de la presidencia del PP, que tendría que ir a una segunda ronda con los dos candidatos que más votos consigan. Ahí es donde entran los compromisarios, que se elegirán también el próximo viernes entre los aspirantes presentados en cada una de sus juntas locales. Estos 1.219 representantes, más fáciles de controlar por parte de las direcciones provinciales, tendrán la última palabra el sábado 1 de abril en el congreso que se celebrará en el Centro Cultural Miguel Delibes.

El alcalde de León se presentará a la cita no sólo como candidato, sino también como responsable de la ponencia política y de reglamento que debe marcar la línea del partido. Esa guía será la que defina el programa que dentro de dos años, en mayor de 2019, presente el PP para gobernar la Junta después de Herrera. Para ser aspirante entonces a convertirse en el primer presidente leonés del Ejecutivo autonómico, Silván se la juega ahora.

Silván opta a liderar el PP con el aval de Herrera y las cinco provincias mayoritarias
Comentarios