domingo 22/5/22

El 87% de las excedencias que se piden en las empresas para el cuidado de los hijos son de mujeres. También son las que primero renuncian a su puesto de trabajo o a un ascenso por culpa de las obligaciones familiares, que asumen de manera mayoritaria, a pesar de los avances de los últimos años en materia de igualdad. «Una empresa que tiene representación

de todo tipo de personas en sus órganos directivos aumenta en torno a un siete por ciento su rentabilidad». Para la presidenta de Asele, Luisa Amoedo, es «sorprendente» que el porcentaje de mujeres en los órganos de dirección de las empresas sea tan bajo cuando diferentes estudios avalan que su presencia en tareas de responsabilidad redunda en la productividad.

Solo una de cada diez excedencias las pide un hombre