domingo 29/11/20

«Si se sube el IVA al azúcar se abre la puerta a hacer lo mismo con otros productos básicos»

—¿Qué futuro le augura a al remolacha en las actuales circunstancias?

—La remolacha es un producto identitario de León y de Castilla; y en torno a la remolacha se ha producido una manera de ser y de estar. No sólo lo que era la remolacha; los transportes, la transformación, la industria. Todo. La remolacha es ahora un referente agroindustrial porque en la comunidad hay dos grandes empresas; Acor y Azucarera. La remolacha ha sufrido mucho porque ha tenido una historia complicada: nosotros hemos defendido ante Europa que es un producto que necesita de ayudas asociadas y las disfrutan los remolacheros. La remolacha es un sector que hay que cuidar. Y no se puede demonizar con esa ligereza. No se puede decir que mata. No es lo mismo arrancar un día con un café sin azúcar que con ella. Es un buen motor para el cuerpo. Debe consumirse de forma responsable. Pero al azúcar no se le puede demonizar con esas campañas de consumo totalmente erróneas; y tampoco con cargas de impuestos que suben el IVA del 10 al 21 por ciento, porque, ojo, que estamos hablando de un producto básico y hay que pensar entonces si es que con el azúcar abrimos la puerta a que el IVA pueda afectar a otros productos alimentarios básicos. Que lo ha dicho el FMI, que no lo digo yo. Dice que la subida es negativa porque penaliza a las rentas más bajas, y entre ellas hablaba precisamente de la subida de impuestos al azúcar y a las bebidas azucaradas. Por tanto, al azúcar, lo que hay que hacer es ayudarla, igual que a la remolacha. La línea es mantener las ayudas acopladas a la remolacha y evitar la subida de impuestos.

—Otro cultivo referente en León, el lúpulo. ¿Llega tarde ese plan de reconcentración y modernización?

—El oro verde, claro, es identitario de la provincia de León, y yo creo que aún con capacidad de crecimiento. Lo importante es que ese plan ha llegado; es un sector a cuidar y desde la administración lo vamos a cuidar.

—¿Funcionan las medidas para que los agricultores y ganaderos cobren precios justos o estamos lejos de esa solución?

—Estamos en el camino, pero todavía no lo hemos conseguido. Es un proceso que exige un conocimiento de cómo funciona la cadena alimentaria; productores, industria transformadora y distribución. Un fortalecimiento de todos los eslabones; desde la comunidad tratamos, a parte de que esté en ciernes una reforma de la ley de la cadena alimentaria, de lograr un gran pacto que establezca un marco estable y equilibrado entre los tres eslabones. Todo lo que hagamos es necesario, pero no suficiente. El éxito de lo que hagamos es necesario pero no suficiente; porque la consecución pasa por el conocimiento de esta estructura de la cadena alimentaria; hace falta buena disposición entre las partes. Tengo empeño por lograr un pacto, un marco de trabajo; al menos, hoy tenemos un grupo de trabajo para avanzar en ese sentido. Eso se logra con el trabajo diario, sobre las naciones. La puesta en marcha de un observatorio de mercados, con el observatorio de precios.

—La Junta ya ha iniciado un proceso de formación de especialistas en derecho agrario. ¿Qué margen de actuación se le puede otorgar a estos agentes?

—Es una de las acciones que hemos puesto en marcha. La mediación y el arbitraje. En segundo lugar, cláusulas a las que se sometan estos procesos y el cuerpo de mediadores. Lo conseguiremos formándoles. Ya hemos logrado los 20 primeros árbitros. Procederemos de igual forma con el cuerpo de mediadores. Que los productores y compradores puedan resolver sus conflictos mediante un laudo arbitral con sometimiento a lo dispuesto, ese es el objetivo. La cláusula está ahí, a disposición de todas aquellas personas gente que quieran someter un contrato a un laudo.

«Si se sube el IVA al azúcar se abre la puerta a hacer lo mismo con otros productos...
Comentarios