domingo. 05.02.2023
TECNOLOGÍA

El superordenador de León estará presente en el diseño del mayor telescopio mundial

El proyecto quiere producir un volumen de datos diez veces superior al actual
El supercomputador Caléndula, instalado en el campus de la Universidad de León

El Centro de Supercomputación de Castilla y León ‘Caléndula’ se suma al Consorcio SDP (Science Data Processor) del Proyecto SKA que desarrollará el hardware, software y los algoritmos necesarios para procesar los datos científicos provenientes del radiotelescopio con mayor capacidad del mundo.

El proyecto SKA constituye un gran reto científico que pretende producir un volumen de datos diez veces superior al actual tráfico de internet y el sistema de computación central deberá tener una capacidad de proceso similar a 100 millones de ordenadores personales.

Según informa la Junta, el proyecto SKA constituye un esfuerzo internacional para construir el mayor radiotelescopio del mundo con un kilómetro cuadrado -un millón de metros cuadrados- de área de recolección. La escala del SKA representa un importante reto para la ingeniería y la investigación pues permitirá un procesamiento masivo de datos a gran velocidad del orden de trillones de operaciones matemáticas por segundo.

En este proyecto colaboran también los países de Australia, Canadá, China, Alemania, Italia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Suecia, Países Bajos, Reino Unido e India. Se estima que el radiotelescopio pueda estar operativo en 2020. Los miles de sensores que compondrán el radiotelescopio observarán el cielo desde África y desde Australia con una precisión cincuenta veces superior a los radiotelescopios actuales y contribuirá al desarrollo de la astrofísica, la astrobiología y la física, así como la geofísica y geodesia.

Proyecto Amiga

‘Caléndula’ empezó a colaborar en 2013 con el proyecto SKA en el contexto del proyecto AMIGA (Analysis of the Interstellar Medium of Isolated GAlaxies) para el estudio del medio interestelar en galaxias aisladas y en el que han participado también el Instituto de Astrofísica de Andalucía y el Centro de Supercomputación de Barcelona.

El Centro de Supercomputación de Castilla y León, ‘Caléndula’, es uno de los superordenadores más potentes del mundo. El superordenador permite resolver problemas que necesitan tareas intensivas de cálculo complejo de grandes conjuntos de datos, con excepcional rapidez de producción, comparte recursos de almacenamiento de datos e información, y, además, es líder mundial en eficiencia energética y con menor huella de CO2, lo que permite optimizar los costes de explotación y contribuye al desarrollo sostenible.

Ocupa 90 metros cuadrados y cuenta con más de 200 sensores de agentes externos integrados en un sistema de monitorización que facilita la gestión operativa y aumenta la fiabilidad de la instalación.

El Centro de Supercomputación, con sede en León, es un superordenador para el cálculo científico y empresarial con una potencia de cálculo de 75 teraflops -el equivalente a 75 billones de operaciones por segundo-.

El presupuesto para el próximo año asciende a 3,71 millones de euros y puede llegar a generar seis millones de euros de actividad económica. Es capaz de ejecutar más de 220.000 trabajos al mes que requieren 331.000 horas de procesador y, al año, puede llevar a cabo 2,7 millones de trabajos y cuatro millones de horas de procesamiento.

Materias dispares

Caléndula está especializado en materias muy dispares, desde la biotecnología, meteorología, ciencias de la salud a la aeronáutica, pasando por automoción, aeroespacial y ciencias de la tierra, entre otras. También colabora con ayuntamientos y diputaciones para la gestión de bases de datos y mejora en la eficiencia.

El encuentro ‘Aplicaciones de la supercomputación a la oncología’ que se celebró recientemente en el Complejo Asistencial Universitario de León analizó el uso de Caléndula para la creación de una base de datos sobre el cáncer colorrectal, el más frecuente en la provincia, con el fin de mejorar el tratamiento y la supervivencia de los pacientes a largo plazo.

Tiene el objetivo de tener bajo una aplicación única y utilizable desde cualquier punto, toda la información relativa a los pacientes con un tumor colorrectal, desde su primer ingreso hasta que reciba el alta o se produzca una fallecimiento.

El superordenador de León estará presente en el diseño del mayor telescopio mundial
Comentarios