domingo 24/10/21

La tardanza del centro de salud tensiona el pacto de gobierno en Villaquilambre

Bayón cree que Sacyl «se ríe de nosotros» y amenaza con una moción si no se desbloquea el proyecto

Villaquilambre se prepara para una nueva partida política de ajedrez, en un ayuntamiento acostumbrado a las piruetas de sus concejales para plantear mociones de confianza (2004) y censura (2018), sellar tripartitos y cuatripartitos. Cada final de verano trae su tormenta y este año llega de la mano del concejal más antiguo del municipio y responsable actual de Hacienda, Lázaro García Bayón, que asegura estar muy molesto con el «escaso avance» del macro centro de salud prometido por la Junta para atender a más de 20.000 personas.

«Se están riendo de nosotros», valora en relación a las declaraciones que efectuó hace quince días la consejera de Sanidad, Verónica Casado, al ignorar el ambulatorio de Villaquilambre entre sus prioridades inversoras. Es más, trasladó su «disgusto» al chat del equipo de Gobierno asegurando que «mientras el amigo Mitadiel sea el gerente del Sacyl no habrá centro de salud» y anunció al resto de miembros del cuatripartito vía whatsapp que hablaría con el edil de Vive Villaquilambre, Ricardo de Dios, «porque es una pena» la situación del centro de salud y «yo al menos no voy a tolerar que se rían de nosotros».

García Bayón asegura que «dará los pasos necesarios», incluida la censura, si el proyecto no se desbloquea antes de fin de año, ya que era uno de los tres compromisos que sustentó el pacto de Gobierno alcanzado a la hora del Ángelus del 14 de junio de 2019 bajo la batuta del presidente autonómico Alfonso Fernández Mañueco para aupar al sillón de mando al popular Manolo García. El leonesista viró de la izquierda a la derecha tras haber gobernado con el socialista Jorge Pérez porque se iban a «hacer cosas por mi pueblo», entre ellas, parar la planta de biomasa, construir el instituto y el centro de salud.

De Dios reconoce haber hablado ya con Bayón y coincide en la «preocupación por las pocas ganas de Sanidad en tirar del proyecto como debiera y dilatándolo con decenas de requisitos». Confía en que la Junta respete lo firmado hace dos años, pero admite «estar decepcionado con Mitadiel, que fue concejal de Villaquilambre y debería estar partiéndose el pecho por el centro de salud aunque no se hubiera firmado el pacto con Mañueco». Esa «preocupación» le llevará a «estudiar las maniobras» que se planteen y a valorar si hay «margen de negociación». El propio gerente del Sacyl destacó que está a punto de firmarse un convenio entre el Ayuntamiento y la consejería para reconocer el suelo del centro de salud como urbano. Por su parte, la concejala de Sanidad, Carmen Oláiz, defiende que la Junta, «no puede hacer nada hasta que le pasemos toda la documentación del proyecto para urbanizar la zona, que era uno de los requisitos que nos exigen para avanzar y que estará en breve». Cree que no tiene que haber controversia.

La tardanza del centro de salud tensiona el pacto de gobierno en Villaquilambre