miércoles 2/12/20

La tendencia al alza del sector en 2019 con 120.000 viajeros sufrió este año un gran frenazo

León es una provincia con unos recursos de peso para ser un gran referente en el turismo rural. El gancho de este sector ha ido ganando relevancia en la oferta turística y de ocio de la provincia hasta el punto de que cerró 2019 con unos datos que invitaban al optimismo: alrededor de 120.000 personas apostaron el año pasado por pasar sus vacaciones o puentes en alguno de los aproximadamente 450 alojamientos de turismo rural que se reparten por la provincia, especialmente entre sus zonas de montaña. En los nueve primeros meses del pasado ejercicio fueron más de 109.000 los viajeros optaron por el turismo verde y de naturaleza. Una cifra que representó un incremento del 36,4% al contabilizar la llegada de 29.271 turistas más que con respecto al mismo periodo de 2018, cuando sumaron 80.368. Por primera vez en los últimos quince años se superaban la redonda barrera de los 100.000 alojados. Pero la pandemia quebró de forma inmisericorde esa línea ascendente. «Desde que empezó la segunda ola de la pandemia hemos sufrido un parón en seco», aseguran los representantes del turismo rural en León.

Los meses de verano fueron buenos para algunos de los socios de Aletur con ocupaciones en torno al 100% pero otros difieren por completo. «Ha sido malísimo y las cifras de ocupación muy bajas. Es cierto que los pueblos estaban llenos de gente, pero de quienes tenían allí una segunda residencia».

La tendencia al alza del sector en 2019 con 120.000 viajeros sufrió este año un gran...