lunes 23/5/22
Universidad

El triángulo aeroespacial lo integrarán León, Madrid y Cataluña

La Escuela de Ingeniería Industrial, Informática y Aeroespacial será pieza clave en la generación de oportunidades para desarrollar un importante flujo de negocio.

ule
Jesús Gonzalo de Grado y Juan Francisco García Marrín. ULE

León, Madrid y Cataluña serán sede de los tres Centros de Incubación de Proyectos Aeroespaciales (BIC), promovidos conjuntamente entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI). En el caso de León, la incubadora de proyectos espaciales de la ESA es un proyecto de implantación regional cuya sede principal estará en el Parque Tecnológico, aprovechando la inercia en el desarrollo de iniciativas relacionadas con el sector aeroespacial y las sinergias con otros organismos como la Universidad de León (ULE), a través de la Escuela de Ingeniería Industrial, Informática y Aeroespacial (EIIIA).

El proyecto, desarrollado por la Consejería de Economía y Hacienda a través del Instituto para la Competitividad Empresarial de la Junta (ICE), tiene un presupuesto de 1.154.400 euros para su puesta en marcha y funcionamiento, cofinanciado al 32,48 % (375.000 euros) por parte de la Agencia Espacial Europea.

El Rector de la ULE, Juan Francisco García Marín ha afirmado que se trata de “una oportunidad de futuro para el desarrollo de la provincia”, y ha recordado que la institución académica “firmó en abril de 2021 un convenio con el ICE de Castilla y León, para la promoción del emprendimiento en materia aeroespacial, que se plasmó en una financiación de 205.000 euros del Programa de Emprendimiento Tecnológico Innovador (2021-2024)”. Dentro de las acciones de dicho programa se contemplan varias directamente vinculadas al sector aeronáutico-aeroespacial, “que es uno de los sectores estratégicos propuestos para nuestra universidad”.

Desde la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta se ha explicado que Castilla y León “cuenta con una importante cadena de valor en el sector aeroespacial y aeronáutico, con cincuenta y cinco empresas y entidades relevantes dentro de este campo, entre las que destacan las cuatro universidades públicas, la red de centros tecnológicos y centros de relevancia en la Comunidad, como INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial), INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad), Centro de Láseres Pulsados (CLPU) y Centro de Supercomputación SCAYLE, entre otros”. Asimismo, en la Comunidad se asientan empresas de gran prestigio en el ámbito aeroespacial, como Altran, Ecosat, Deimos, Aciturri, Safrán, Telefónica, Indra o GMV.

Incubadora de proyectos en Castilla y León

El nuevo centro prestará, entre otros, servicios de asesoramiento, ayuda técnica y financiera, así como la validación de modelo de negocio para fomentar el emprendimiento vinculado al sector aeroespacial. Además, las universidades, corporaciones y entidades que trabajan en torno al sector aportarán apoyos y recursos de altísimo valor técnico para la validación y prueba de las tecnologías propuestas por las startups.

El Director de la Escuela de Ingenierías (EIIIA) de la ULE, Joaquín Barreiro, ha declarado que la aceleradora es “la primera semilla de un proyecto ambicioso, que ha de ser el germen de un polo aeronáutico para León por el que hay que apostar y trabajar todos por ello”. Barreiro también ha dicho que “representa una oportunidad única de desarrollo para la región y la comunidad autónoma, siguiendo los pasos seguidos con el polo de la industria farmacéutica y el polo del sector informático. La creación de un entorno industrial y de innovación en el ámbito aeronáutico no sólo debe permitir retener el talento que se genera en León, que es mucho, sino que debe también atraer talento del exterior. La Escuela de Ingenierías (EIIIA) pondrá todos los medios a su alcance”.

Por su parte, Jesús Gonzalo de Grado, responsable del Área de ingeniería Aeroespacial de la ULE, ha insistido en que la aceleradora “recibirá ideas que serán estudiadas para ver cuáles de ellas pueden ser las más adecuadas”, y ha apuntado que algunas de las líneas de trabajo podrán ir encaminadas a “temas como la aerodinámica computacional, los dirigibles con fines atmosféricos o la gestión del tráfico aéreo”.

La suma de todos los recursos permitirá acelerar los proyectos de este ámbito surgidos en Castilla y León, así como atraer otros de fuera de la Comunidad que vean en este programa una oportunidad de desarrollo futuro. Por ello, el centro ESA BIC de León constituye una gran oportunidad para atraer talento muy cualificado a la Comunidad e impulsar la transferencia de tecnologías del campo aeroespacial a otras industrias y sectores de la economía.

Finalmente hay que destacar la importancia de la aportación de la Escuela de Ingeniería Industrial, Informática y Aeroespacial de la ULE, con promociones anuales de 60 titulados en ésta última ingeniería, con lo que ello supone en términos de desarrollo de talento y oportunidades para desarrollar un importante flujo de negocio.

El triángulo aeroespacial lo integrarán León, Madrid y Cataluña
Comentarios