lunes. 28.11.2022

Todos los grupos parlamentarios de las Cortes de Castilla y León han firmado una proposición no de ley conjunta, que será debatida el próximo miércoles en el Pleno, para demandar a la Junta que medie para alcanzar un acuerdo sobre la compañía Laboratorios Ovejero que "ponga fin" a su crisis empresarial y ayude a mantener el empleo existente, unos 200 puestos.

La propuesta de resolución que han firmado todos los portavoces de los partidos con representación en la Cámara -PSOE, PP, Cs, Podemos, UPL, Por Ávila y Vox- pide "culminar a la mayor brevedad" un acuerdo para dar viabilidad a la empresa farmacéutica dedicada fundamentalmente a productos veterinarios, que radica su planta central en León, donde trabajan directamente 80 personas.

La empresa sufre desde hace años un "periodo de serias dificultades" y actualmente se encuentra en preconcurso de acreedores por insolvencia financiera, ya que adeuda 10 mensualidades de salario a sus trabajadores y mantiene deudas de diferentes importes con las Administraciones públicas y acreedores privados.

En su escrito, los partidos coinciden en que se han producido "incumplimientos sistemáticos" de los planes de negocio presentados por los gestores de la empresa, mientras que la Junta de Castilla y León ha movilizado ayudas en forma de préstamos y subvenciones por importe global de unos 7 millones de euros y en 2017 ofreció ayuda para refinanciar deuda con entidades financieras, con la consecución de un crédito de 1 millón de euros para circulante, a través de Caja Rural de Zamora.

A estos problemas financieros se sumó el episodio de la retirada del mercado, por defecto de calidad y a instancias de la Agencia Española del Medicamento, de uno de los fármacos que producía.

Los esfuerzos en los últimos tiempos se han centrado en la búsqueda por parte de la Junta de un socio industrial que pudiera dotar de viabilidad al proyecto y garantizar el mantenimiento de la actividad y el empleo, en lo que se interesó el Grupo Labiana, con la que trabajan desde febrero pasado para alcanzar un acuerdo.

Sin embargo, pese a tener fecha fijada para su formalización, los gestores de Laboratorios Ovejero decidieron "unilateralmente paralizar la operación de venta" a Labiana y comenzar un proceso de negociación con otra empresa, el Grupo Zendal, según el escrito consensuado por los partidos.

"La situación crítica de la empresa no permite demorar más los plazos para alcanzar un acuerdo que dé estabilidad al proyecto y que el inicio de un nuevo periodo de negociaciones puede suponer el cierre definitivo de la actividad y la pérdida total del empleo directo e indirecto, en total 200 puestos de trabajo", han concluido en los antecedentes de la iniciativa conjunta.

Unanimidad en las Cortes para buscar solución ya para Ovejero
Comentarios