sábado 31/10/20

Una unidad ideada en 2016 siguiendo la recomendación de la Interpol

El germen de la Unidad Pegaso fue en 2016, cuando la Guardia Civil creó un equipo especializada en el control integral de la aviación general y también de los drones, ante el elevado uso de estos nuevos sistemas aéreos que, actualmente, ya cuenta con una regulación específica. Esta iniciativa nacional se convirtió en pionera siguiendo las recomendaciones de la Interpol para las actuaciones vinculadas con los RPAS y colocó, ya en el mes de febrero, a la Guardia Civil como un «referente único en el contexto europeo e internacional, razón la cual se han interesado por ella diversos organismos internacionales como el Grupo Pompidou del Consejo de Europa».

Los equipos Pegaso detectaron en tan sólo una semana 112 vuelos de drones no autorizados y en Madrid, la unidad especializada de la Guardia Civil fue la encargada de abordar la investigación de los hechos ocurridos el 4 de febrero en el Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid-Barajas, cuando se detectó la intrusión de varios drones en la zona aeropuerturia, cuando estos no pueden volar a una distancia mínima de ocho kilómetros, ya que cuentan con una reserva protegida de espacio aéreo. La normativa que regula las operaciones con drones es aún muy estricta y cuenta con sanciones muy elevadas ante el peligro que pueden suponer.

Una unidad ideada en 2016 siguiendo la recomendación de la Interpol