lunes. 27.06.2022

La UPL rompe con el PSOE a riesgo de perder el escaño en la Diputación

El consejo leonesista liquida el acuerdo de 2019 y asume que Llorente no acatará la decisión

No hubo votos en contra. El consejo general de la UPL dio anoche por finiquitado el pacto de gobierno que mantenía con el PSOE en la Diputación de León, por entender que ni ha cumplido las expectativas ni los objetivos fijados hace tres años en el acuerdo. El bipartito del Palacio de los Guzmanes no salió vivo de esta convocatoria orgánica leonesista, que contó con la intervención del diputado provincial, Matías Llorente, que abrió una reunión envuelta en las cábalas. El vicepresidente de la Diputación defendió ante el consejo general la gestión desempeñada, la labor que ha desenvuelto en los últimos tres años en el equipo de Gobierno. Aunque matizó que no entraba a debatir o analizar el grado de cumplimiento de los 24 puntos del acuerdo que cimentó este bipartito, leonesista socialista, que se rubricó en 2019 con las direcciones provinciales de ambos partidos, y la bendición del plenipotenciario, entonces, José Luis Ábalos, secretario de organización federal del PSOE, y ministro de Fomento.

El acuerdo de apoyo de la UPL al PSOE para el gobierno de la Diputación murió en una orilla de mayo, a un año vista de las elecciones municipales de 2023; una muerta anunciada, después de una secuencia de avisos y advertencias desde la dirección leonesista a los cargos socialistas, para que «revocaran la inacción política» con algunos puntos, la mayoría, de ese documento de referencia que se dio en llamar pacto por León, con encomiendas en infraestructuras (San Marcos, Torneros, autovías, CRC), o inversiones de refuerzo económico y actuaciones en planes sociales contra la despoblación.

El repertorio fue analizado en el debate posterior a la intervención de Llorente por el consejo general; 33 miembros unidos por la idea de exigir al PSOE que cumpliera lo firmado. La reunión finalizó con una sonora ovación, que releva la idea unísona de la convocatoria. No hubo votos en contra, se encargó de matizar la dirección de UPL en una nota escueta en la que informó del desenlace. A lo largo del día de hoy puede desatarse una cadena de acontecimientos que afecten a la relación parlamentaria en el Palacio de los Guzmanes; la propia UPL puede perder a su representación, en el caso de que Matías Llorente se desmarque de la decisión del consejo general y opte por estrenar un casillero de no adscrito, seguir ligado al equipo de gobierno y mantener el apoyo al ejecutivo socialista de Eduardo Morán.

La determinación de cortar el pacto se adoptó en el mismo escenario orgánico que lo avaló hace tres años; ahora, con el análisis pormenorizado del grado avances en un acuerdo que facilitó el propio PSOE de León, que se tomó la molestia de hacer llegar a la UPL un repaso a cada compromiso adoptado. No sirvió de nada para cambiar el sentido del voto; en el seno del consejo general de la UPL se dió réplica con otra indagación, que según el tono de algunas intervenciones acabó en la práctica en el ver para creer: «Lo que hay en Torneros , o en Feve o en las autovías, se ve a simple vista», llegaron a ejemplificar.

El bipartito entre el PSOE y la UPL se extendió por poco más de mil días; los dirigentes leonesistas avanzaron este desenlace hace más de un año, con los avisos por incumplimiento.

El alcalde de León, José Antonio Diez, aseguró ayer que no tiene que molestar a nadie que se reúna con formaciones políticas de otros partidos como Soria Ya «porque lo hago a nivel institucional, no a nivel de partido. Hay que saber separar las dos cosas», dijo en réplica al responsable socialista de Juventud de Soria, Eder García, que no encajó bien el encuentro que mantuvo el alcalde de León el pasado jueves con miembros de Soria Ya, Teruel Existe y León Ruge y los plasmó en las redes contra el regidor acusándoles de «coquetear» con el regionalismo «egoísta». «Lo hago con gente del PP, del PSOE, de Vox o de Cs, igual que con Soria Ya, y con todo aquel que quiera reunirse con el alcalde de León como representante de todos los leoneses». «No entiendo por qué el alcalde de León no puede tener un encuentro con Teruel Existe, con Soria Ya o con Vox. Soy el representante de todos los leoneses como alcalde de la ciudad. No les he recibido como secretario general de mi partido, les he recibido como alcalde de la ciudad de León», matizó.

«Hay gente que debería de aclarar un poco más en su cabeza la diferencia entre lo institucional y los partidos. Yo aquí no represento a ningún partido sino a los ciudadanos de León», dijo el regidor. Eder García retó a Diez a que si tiene «interés real por la situación de la provincia de Soria y el mundo rural» puede acudir a reunirse «con los 60 alcaldes y alcaldesas que se parten la cara por nuestras siglas desde hace décadas».

LA ESPAÑA VACIADA

El encuentro coincidió con la celebración del I Congreso Nacional de Participación y Democracia auspiciado por el Ayuntamiento de León y vinculado con el reconocimiento como Cuna del Parlamentarismo entre, José Antonio Diez y miembros de la coordinadora de la España Vaciada. Según reconoció a este periódico el participante Juan Antonio Palomar de Soria Ya «fue una toma de contacto aprovechando el congreso y que León Ruge nos animó a conocer a las autoridades. No hay nada más, igual que en Soria hablamos con todo el mundo». La reunión se prolongó durante media hora y en ella se abordaron los temas que preocupan a la España Vaciada, de la despoblación y la reindustrialización. «Fue un intercambio de inquietudes».

La UPL rompe con el PSOE a riesgo de perder el escaño en la Diputación